Higos al horno con uvas y crema fresca

Higos horno uvas crema fresca

Los higos son una de las frutas más fantásticas que existen, pero sólo se pueden conseguir frescos en una época del año: el principio del otoño. Como su temporada se está acabando, el otro día me hice con dos kilos de ellos que he ido comiendo de las más diversas maneras. Una de las más satisfactorias fue este festival de higos al horno con crème fraîche, que como los más afrancesados sabréis es una cremorra más espesa y un punto más ácida que la nata.

El horneado potencia el dulzor de los higos, mientras que la uva pone el jugo y la frescura necesarias para que el postre no resulte demasiado empapuzante. Yo la serví en vaso, pero también se puede poner en fuente no cortando los higos del todo y dejándoles el rabo, y rociándoles la crema fresca y el almíbar por encima.

Dificultad

Para personas sin ningún criterio.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 12 higos (si son muy grandes, 8 o 10)
  • 2 docenas de uvas blancas
  • 8 cucharadas de crema fresca (en su defecto, yogur griego)
  • 3 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de Cointreau o curaçao

Preparación

1. Precalentar el horno a 200 grados.

2. Poner en un cazo a calentar la miel, la mantequilla y una cucharada de licor, hasta que todo se mezcle bien y se forme un almíbar ligero.

3. Cortar los higos verticalmente en cuatro trozos cada uno y ponerlos en una fuente de horno. Mojarlos con el almíbar y hornearlos durante unos 20 minutos.

4. Mientras tanto, despepitar las uvas, y si se quiere hacer muy fino el postre, pelarlas.

5. Mezclar la mitad del jugo de la cocción de los higos con la crema fresca y el resto del licor, probar y corregir de azúcar al gusto (mejor que no quede muy dulce). Si está muy espesa, añadir algo de leche y batir bien.

6. Reducir el resto del jugo en un cazo hasta que quede como almíbar.

7. Servir en vasos en capas los higos, las uvas y la crema, y terminar con un poquito de almíbar para decorar (a mí se me quemó y por eso no está en la foto).

 Mikel López Iturriaga/elpais.es

Deja un comentario