Fumar

Fumar

La Cámara de Diputados es una de las instituciones peor calificadas; debajo de policías que se juegan la vida. Los 500 juegan a nada. Fauna variopinta. De pena y vergüenza. Logreros (quienes procuran lucrar por cualquier medio). No legislan. San Lázaro sólo es coto de poder. Foro para repartir favores. No ayudan al país ni al equilibrio constitucional.

El PRI prende el cigarro al revés. Recula. Se raja. Del cónclave peñanietista de Ixtapan de la Sal no queda ni el humo. Fueron llamaradas de petate. Pruebas sobran. El sainete de bajar el IVA al 15%, por ejemplo. Supongamos que los tricolores tuvieron tiempo de pensar lo conveniente. Pero tuvieron miedo al veto presidencial; a la disminución de recursos donde impera la violencia: Tamaulipas y Nuevo León. El cuento se acabó. El PRI se para de manos. “Actuamos con responsabilidad”, alega. Saca de la manga el tema de la salud pública. Como si el tabaquismo fuera única amenaza. Anuncia 50 mil millones para emergencias, en lugar de corregir lo que las propicia. Las inundaciones se producen por el mal funcionamiento del sistema hidráulico. Por deficiencia en los asentamientos humanos. Deforestación. Es la madre naturaleza con ayuda de sus hijos. De eso ni hablar.

Estamos en la política de la noria. Vuelta y vuelta sobre lo mismo. Hay ausencia de imaginación. Sólo se ocurre agredir a los fumadores con un pretexto infumable. Primero, maltrato social. Ahora, más impuestos.

Desde 1796 tenemos problemas con el tabaco. En la vida colonial era forma de lucro para la corona española. Hoy, con el mismo criterio codicioso, el fisco muerde a los cautivos. A los viciosos. ¿No sería tiempo de que los incautos dejen de serlo? ¿No hay imaginación para una verdadera reforma fiscal? ¿No hemos aprendido algo en 200 años?

EL MONJE LOCO: El cigarro mata a 165 por día. La principal causa prevenible de muerte (OMS). 95 de cada 100 fumadores que deciden dejarlo, fracasan. 27% de los mexicanos entre 12 y 65 años fuman, 16 millones. Dos de cada 10 son jóvenes. Una persona que fuma aspira 250 sustancias tóxicas. Entre 5% y 10% son viciosos pasivos. Cada fumador que consume una cajetilla al día gasta mil 110 pesos al mes. Si abandonara el hábito ahorraría 13 mil 505 pesos anuales. Salud emplea más de 45 mil millones para salvar 60 mil vidas de cáncer, diabetes, hipertensión y daño cardiaco. El nuevo impuesto aportará 38 mil millones. Quedaremos cortos. La industria del tabaco aporta 44% del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios. Genera 5 mil empleos directos y otros 30 mil indirectos. Tiene más de 7 mil hectáreas. Produce una derrama por 420 millones. El secretario de Salud critica a las tabacaleras: “Nunca quieren ser parte de la solución”. Todo es cuestión de billetes. Datos duros. Ya se sabe. Ya se supo…

José Cárdenas/eluniversal.com.mx

Deja un comentario