Expulsado de una iglesia por tocarse el organillo

Expulsado de una iglesia por tocarse el organillo Víctor Afonso, de origen brasileño, fue obligado ayer a abandonar la Iglesia de La Concepción, en Tenerife, porque “se estaba tocando el organillo durante la ceremonia en presencia de los demás congregantes”, advierte el capellán. Aunque Afonso considera que “el organillo también es de Dios”, las autoridades eclesiásticas le han prohibido la entrada al templo. La familia del acusado le defiende alegando que “Víctor tiene esa manía y se toca de manera discreta, sin intención de ofender al Señor”. Hace dos años, la misma iglesia expulsó a una señora que fue sorprendida dándole un masaje relajante a la figura de Jesucristo crucificado.

Afonso sostiene que se lavó las manos con agua bendita antes de tocar el organillo “y lo hago siempre, no sólo en la iglesia, para prevenir lo de la gripe A”. Admite, eso sí, que sería incapaz de controlarse porque sus tocamientos son ya un acto reflejo. “Es un hábito que tengo, pero el hábito no hace al monje”, argumenta.

Pese al apoyo de sus familiares, son muchos quienes creen que la actitud de Afonso es inadmisible. “Esta es la casa del Señor, que se vaya con la música a otra parte”, exige una de las feligresas.

elmundotoday/Xavi Puig

Deja un comentario