El gran carnaval en la mina San José de Chile

Billy Wilder lo contó en El gran Carnaval: los peligros de una prensa sin escrúpulos. Nada de eso hay, al parecer, en lo alto de la mina San José, en Chile. Abajo, a casi 700 metros, 33 mineros convertidos en héroes globales esperan la hora de regresar a la superficie; arriba, unos 1.500 periodistas, y más que siguen llegando, dispuestos a todo a cambio de un buen titular. De un tiempo a esta parte, la información se ha transformado en un plató sobre el que gira un trozo de la realidad. Afecta sobre todo a las televisiones, tan dadas al espectáculo. La corresponsal de Al Jazeera, por ejemplo, se calzó hace un par días un casco blanco y se hizo filmar descendiendo por un agujero acompañada de un rescatador. Por la mina han aparecido todo tipo de oportunistas, hasta los clubes Barcelona y Real Madrid no han perdido la oportunidad de sacarse una buena foto.

Mi compañero Francisco Peregil, que fue de los primeros en llegar nada más conocerse el accidente, informa de que los mineros han recibido clases para enfrentarse a los periodistas una vez que alcancen la superficie: cómo deben responderles, qué decir, qué callar. Es como si estos hombres que llevan 68 días atrapados regresaran a un mundo diferente y fuera necesario habituarles a cambios radicales.

El gran carnaval en la mina San José de ChileRamón Lobo/elpais.es

Deja un comentario