El camino a Blanca México

El camino a Blanca MéxicoLa Bodega Santo Tomás lanza el primer “Blanc de Noir” nacional, único vino en el mundo elaborado con la variedad Misión 100%

ENSENADA, BC.– Blanca México es el primer vino blanco del mundo elaborado con la uva tinta Misión. Concebido por la mexicana Laura Zamora, enóloga de la Bodega Santo Tomás, este caldo sorprende por su carácter y acentuadas notas balsámicas, ideales para acompañar unas sardinas en aceite de oliva o un cebiche de pescado con cítricos y menta, entre otros platillos.
“Hicimos pruebas, vinificamos la Misión en blanco y nos llevamos una sorpresa muy agradable; nos da un vino muy afrutado, fácil de tomar, ligero y cómodo.
“Lo que da el color a un vino es la cáscara; lo que hicimos fue moler y separar inmediatamente el jugo para que no se coloree y de ahí hicimos toda la vinificación como si fuera un vino blanco”, explicó Zamora, quien llegó a Santo Tomás como practicante a los 17 años de edad, pero tras años de desempeño como asistente en el laboratorio y luego como encargada se fue adentrando en la producción y recibió capacitación en California, Argentina y Chile.
EL CAMINO DE UNA UVA
Juan Pablo Núñez, director de Bodegas Santo Tomás, comentó que durante mucho tiempo habían tratado de hacer un vino con uva Misión, en un afán por recuperar la raíz enológica que tenía Baja California. Sin embargo, tuvieron poco éxito porque al tratarse de una cepa negra el camino apuntaba a un vino tinto.
“La realidad es que desarrollaba aromas muy incómodos, que no permitían su comercialización en expresiones al 100% del varietal. Hace algunos años comenzamos a experimentar con distintas fermentaciones en blanco; primero separamos el mosto de la uva y luego lo fermentamos, es un vino blanco hecho de uvas negras, técnicamente un blanc de noir.
“Se probaron distintas temperaturas y, gracias a la labor del extraordinario equipo que tiene la bodega, comandado por Laura Zamora, se logró el vino que hoy estamos lanzando; no tiene antecedentes para buscar la tipicidad del varietal”, señaló.
Para Núñez, Blanca México presenta una estructura completa, con aromas florales y notas frutales que él sólo había detectado en uvas alsacianas como la Gewürztraminer.
“Tiene una estructura increíble, es un vino largo con buena acidez pero en ningún momento hostigante; tendremos que aprender a utilizarlo en nuestras mesas”, dijo el directivo.
“Es un vino ideal para el copeo, fresco, va muy bien con pescados confitados. Ayer lo probamos con sardina de lata que fileteamos, le pusimos un chorrito de limón, un poquito de sal y orégano, lo cubrimos completamente con nuestra variedad nevadillo de aceite de oliva y lo confitamos en el horno durante tres horas a 90 grados. Es una receta barata, fácil de preparar”, indicó.
PRETEXTO EN LA MESA
Zamora, cuyo último lanzamiento fue la trilogía Vultus, Yago y Fulvus (vinos inspirados en las personalidades de Juan Pablo Núñez, Santiago Cosío –dueño de la vinícola–, y de ella misma, respectivamente) considera que su mayor orgullo ha sido ser enóloga, madre y esposa, al mismo tiempo.
“Ya tengo 33 años aquí; Santo Tomás me escogió a mí, más que un trabajo es una bendición pues estás viendo cómo puedes transformar una planta hasta convertirla en algo tan importante en una mesa. No me veo haciendo otra cosa que no sea vino”, confesó.
Con conocimiento de causa, la enóloga indicó que el vino es un buen pretexto para lograr que la familia se acerque nuevamente a la mesa.
“Les recomendaría que nos atrevamos a probar los vinos mexicanos con nuestra comida mexicana. Hace 10 años era impensable que un vino pudiera acompañar la cocina nacional, sin embargo no hay reglas.
“No es lo que yo te diga; si no te gusta el vino que a mí me gusta no es porque no sepas, como todo es subjetivo debes escoger el vino con base en lo que te gusta comer, siempre a tu gusto, recordando que un vino no tiene que ser caro para ser bueno”, aconsejó.
Sonia Ortiz / Enviada | El Universal/menú

Deja un comentario