Avergonzarse de México

Avergonzarse de México

En 1981, Jack Trout, uno de los mayores gurús de la mercadotecnia, explicó lo que en ese momento era un concepto de nuevo cuño: el posicionamiento, entendiendo por tal el “sistema organizado para encontrar una ventana en la mente, basado en el concepto de que la comunicación ocurre solamente en el momento preciso, bajo las circunstancias correctas”. Esto equivale, en pocas palabras, a encontrar los términos más sencillos para identificar un producto cualquiera. Jabón que arrasa con la grasa. Cloro rendidor. Panquecitos esponjositos. Bebida apropiada para mezclar. Autos confiables.

También los países se posicionan. Parte fundamental del éxito económico de España, por ejemplo, antes de la crisis actual, se basó en el hecho de que se logró posicionar, en el resto del mundo, como un lugar con sol y en donde se come bien. Sol y tapas. Francia es cultura, tradición y vino. Italia es comida, siempre comida. Brasil es samba, alegría y, últimamente, progreso. Argentina es tango, orgullo y vino. Hoy nos podemos preguntar cuál es el posicionamiento de México. ¿Comida? ¿Alegría? ¿Historia? ¿Mariachis? ¿Drogas? ¿Corrupción? ¿Violencia?

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los países perdedores se vieron sometidos a una serie de medidas que, en algunos casos, fueron realmente humillantes. ¿Qué puede ser peor, para el amor propio nacional de cualquier país, que llevar la etiqueta de asesinos? ¿Puede haber una humillación mayor que obligar al Jefe de Estado, el Emperador en el caso de Japón, a declinar su condición divina y aceptar una derrota? ¿O a los alemanes a vivir por generaciones expiando las culpas de su pasado? Sin embargo, los perdedores, hayan sido alemanes, japoneses o italianos, siempre mantuvieron la frente en alto y llevaron su orgullo nacional más allá de la vergüenza internacional. La patria siempre estuvo más allá de la barbarie.

En México, en fechas recientes, se comienza a considerar la conveniencia de disociar el nombre de nuestro país con el de los destinos turísticos específicos, para la promoción en el exterior. Esto es, por ejemplo, hablar de Los Cabos, Baja California, evitando intencionalmente la mención de México, para que el turista extranjero no se espante. Sí, dejarlo que piense cualquier cosa antes que reflexionar en que Cancún, Huatulco, Puerto Vallarta, o cualquier otro lugar, es parte del territorio nacional. Porque para el extranjero, y a pesar de los esfuerzos que al respecto se han hecho -como cuando en la pasada reunión de embajadores con el presidente Calderón se prohibió específicamente hablar mal de México-, nuestro país es sinónimo de peligro, de narcotráfico, de tragedia y corrupción.

¿No le da vergüenza? ¿Qué necesitamos que pase para que reaccionemos y nos decidamos a hacer algo por nuestra patria? ¿Para que hagamos frente a la delincuencia y denunciemos sus crímenes? ¿Para que hagamos frente a las autoridades y les exijamos eficiencia y honestidad? ¿Para que le hagamos frente a nuestra indolencia y nos decidamos a ejercer una ciudadanía responsable, con derechos pero también con obligaciones?

Podríamos envolvernos en la bandera y tachar a los empresarios de corruptos, vendepatrias y traidores. Rasgarnos las vestiduras y arrepentirnos del voto que emitimos, mayoritario, por esta administración. Gritar a voz en cuello que estaríamos mejor con el perdedor de aquellos días. Adjudicar la catástrofe a un posible regreso del PRI a Los Pinos. A la crisis. A la extrema derecha. A la extrema izquierda. A la maestra. A Salinas. A los gringos. A quien quieran. Al malo de turno. Pero tenemos que darnos cuenta de que, en el momento en el que nos vemos obligados a ocultar el nombre de nuestro país, a avergonzarnos de nuestra patria, poco más hay que perder. Y no podemos confiar en nadie más que en nosotros mismos, en nuestros votos y en nuestra vocación ciudadana. Porque, después de esto, ¿qué podría seguir?

Víctor Beltri/exonline.com

Deja un comentario