Una vida de lujo en el nuevo gigante del mar

El barco más grande del mundo, con 360 metros de eslora, zarpará el 1 de diciembre

Una vida de lujo en el nuevo gigante del mar

Es un barco tan suntuoso y exuberante que los pasajeros pueden hacer el crucero sin ver el mar. Así es el Allure of the Seas, el trasatlántico “más revolucionario del mundo”, según la naviera que lo ha diseñado. En tres meses estará terminado y partirá rumbo al Caribe.

Por fuera es como un descomunal edificio de apartamentos, una pared maciza que esconde un ciudad flotante donde la única consigna es pasárselo bien. Así es como describen los que han visto al crucero más lujoso del mundo, el Oasis of the Seas, una deslumbrante construcción de 360 metros de eslora y 47 de manga, con 16 cubiertas a bordo y 225.000 toneladas de peso.

A partir de diciembre, al Oasis of the Seas -cuya construcción costó 1.500 millones de dólares– le acompañará por las aguas del Caribe su barco gemelo, el Allure of the Seas, tan sólo cinco milímetros más grande que su hermano mayor. Un desafío de la ingeniería naval que el selecto público al que va dirigido podrá disfrutar a partir del 1 de diciembre, fecha anunciada por la naviera Royal Caribbean para su primer crucero.

Este trasatlántico dará cobijo a 5.400 huéspedes (más una tripulación de casi 3.000 personas) repartidos en 2.700 camarotes. La vida para ellos se reparte en 16 cubiertas y siete barrios residenciales exclusivos concebidos como parques temáticos: central park, boardwalk, royal promenade, zona deportiva y piscinas, spa, entertainment place y youth zone, y un centro de acondicionamiento físico vitality con clases de pilates, kickboxing, yoga y spinning-,

El Allure ofrecerá a bordo el musical “Chicago” y el espectáculo “Blue Planet”, con música, baile y acrobacias aéreas, un espectáculo sobre hielo y deslumbrantes desfiles en el royal promenade. Además, albergará una pantalla de cine con tecnología en 3D en la que se podrán ver todos los estrenos.

El barco tendrá un parque con 12.000 plantas y más de 50 árboles, de tal manera que muchos pasajeros podrian hacer el crucero sin tener que ver ni un solo centímetro de mar. El Allure of the Seas está concebido como un gigantesco parque temático en el que la consigna es disfrutar al máximo haciendo actividades de los más variopinto: tirolinas, parque acuático, zona de escalada, jacuzzis en voladizo, simuladores de surf, minigolf, solárium sólo para adultos, teatro acuático semicircular, biblioteca… También cuenta condecenas de boutiques de lujo y 25 restaurantes y cafeterías, además de un casino.

El Allure of the Seas, construido por STX Europe en Turku, Finlandia, no puede llegar a cualquier destino. Sus dimensiones -y su peso de más de 225.000 toneladas, como las de su gemelo-, le inhabilitan para atracar en los puertos europeos. Así que el itinerario fijado será el Caribe, con salida desde su puerto sede de Port Everglades en Fort Lauderdale, Florida, donde construyeron una terminal específica para el Oasis. Un negocio redondo si se tiene en cuenta los beneficios que reportarán al año los 300.000 pasajeros que pasarán por sus cubiertas.

larazon.es

Deja un comentario