Una desafiante campaña para recibir al Papa en Londres

Una desafiante campaña para recibir al Papa en Londres

Ante la prohibición de una campaña publicitaria con una monja embarazada comiendo un helado, su creador amenaza ahora con una nueva «ofensiva». Empapelará con nuevos carteles -que mantiene en secreto- los alrededores de Westminster, donde el Papa realizará una visita oficial el viernes y oficiará una misa el sábado.

La visita oficial del Papa Benedicto XVI a Londres ha sido, para un anunciante, el trampolín perfecto para centrar la atención. Es el caso de una marca de helados que tenía preparada una campaña publicitaria con una monja embarazada degustando uno de sus productos.

Su creador mantiene que la idea de «concepción» representó el desarrollo de su helado.«Inmaculadamente concebido» era el eslogan del anuncio, que ha sido prohibido por la Comisión Británica de Normas en la publicidad (Advertising Standards Authority, ASA), con el argumento de que la imagen se burla de las creencias religiosas de los católicos: «Concluimos que el uso de una imagen de una forma simpática de hacer publicidad de helados podía causar un grave delito a los lectores, especialmente a los que profesan la fe católica».
«Reincidente» en el uso de sacerdotes y monjas
La campaña estaba orquestada para la marca italiana «Antonio Federici», «reincidente» en el uso de símbolos cristianos en sus creaciones. Anteriormente, había elaborado dos carteles donde los protagonistas estaban a punto de besarse: uno con una monja y un sacerdote, y otro con dos curas. «Sucumbido a la tentación» y «El beso de la tentación» eran los eslóganes.

Ambos también fueron censurados. La querencia por la temática religiosa también se plasmó en una reinterpretación cómica de la escena de la última cena de Jesucristo con los apóstoles, presidida por los helados de este fabricante.
La empresa mantiene su intención de poner carteles nuevos cerca de la Abadía de Westminster, lugar que visitará el Papa Benedicto el viernes, la víspera de la misa que se celebrará en la catedral de Westminster el sábado.

«Será una continuación del tema», dicen desde la compañía, que no ha desvelado los detalles de la próxima campaña con la que tiene la intención de «desafiar» la prohibición de la ASA.

El nuevo desafío de «Antonio Federici»

«Estamos en el proceso de poner una serie de carteles cerca y a lo largo de la ruta prevista por el Papa en torno a la catedral de Westminster», desafió el fabricante de helados. La ASA ha asegurado que no se pueden pronunciar con anterioridad «sobre el cumplimiento de los anuncios que aún no han aparecido», pero ya estudia cómo evitar el nuevo reto: «Se continúa trabajando, incluso con el anunciante, para garantizar que se cumplan las normas», según recoge el canal británico BBC.
El anuncio prohibido de la monja embarazada llegó a aparecer en las ediciones de dos revistas.

Deja un comentario