MACHETE

Un alegato contra el racismo en EEUU

MACHETEEl cineasta estadounidense Robert Rodríguez cree que el asunto de la inmigración ilegal en Estados Unidos, abordado en su última película, “Machete”, es aún hoy “más relevante” que dieciséis años atrás, cuando concibió la idea de rodar el filme.

En un encuentro con periodistas en Venecia en el marco del 67 Festival Internacional de Cine, que se celebra desde hoy y hasta el 11 de septiembre, Rodríguez abordó el hecho de que haya cobrado aún más actualidad el tema de su filme con la llegada de la restrictiva y controvertida ley SB1070 del Estado de Arizona sobre inmigración.

“Creo que a la gente le va a gustar la película. No hay nada malo sobre Arizona en ella. Sólo se muestran a personajes que están intentando hacer algo por su cuenta que el Gobierno no va a hacer, que es afrontar ese asunto” de la inmigración ilegal, comentó Rodríguez.

“Empecé a escribir el guión hace unos dieciséis años con la misma historia
. Esto siempre estuvo en el fondo de la película. Y dieciséis años después, nada ha cambiado, es aún relevante, más relevante, incluso”, agregó.

“Machete” es la sangrienta historia, en ocasiones en clave de humor, de un ex agente federal de México que se muda a EEUU, donde se verá involucrado en una trama corrupta que protagoniza un senador de Texas y el mismo narcotraficante que ordenó la muerte de su mujer e hija en su país.

La propia corrupción que rodea al político y al narcotraficante y que pretende alimentar el odio de los ciudadanos estadounidenses hacia los inmigrantes indocumentados de México para asegurarse el poder es la que propiciará una auténtica revuelta de mexicanos, liderada por el “superhéroe Machete”, contra ese entorno corrupto.

“Las dos partes intentan hacer algo sobre el asunto. En la película se ve cómo las dos facciones intentan llegar a una solución por su cuenta cuando el Gobierno no les facilita una”, comentó Rodríguez.

“Afortunadamente ahora hay suficiente presión del Gobierno de Estados Unidos para que se haga algo más a nivel del país, para que la gente no se invente simplemente sus propias reglas”, añadió. En este sentido, el cineasta estadounidense cree que “afortunadamente” la película fue concebida muchos años antes de que estallara el actual debate sobre inmigración en Estados Unidos tras la ley de Arizona, para así evitar una mayor polémica sobre la cinta.

E insistió en que la inmigración es uno de los temas de la película (que cuenta en el reparto con Jessica Alba, Lindsay Lohan, Michelle Rodríguez, Robert de Niro o Steven Seagal), pero que, para él, el tema de mayor calado de la cinta es la corrupción. El protagonista absoluto del filme es el estadounidense de ascendencia mexicana Danny Trejo, quien interpreta a Machete y en el que Rodríguez ya pensó cuando rodaba “Desperado”, momento en el que le vino la idea de hacer esta película. “El personaje es una especie de MacGyver mexicano. Puede hacerlo todo. Pensé que eso sería interesante para el personaje”, comentó el cineasta.

“Machete puede ser dulce, pero también tiene otro carácter. Todo el mundo puede tener esa dualidad de caracteres. Tú eres uno cuando sales con tus amigos y otro totalmente responsable cuando estás con tus hijos. Tenemos varias caras”, agregó. Rodríguez, quien a pesar de toda la sangre define su último trabajo como una “comedia”, tiene ya en mente varias secuelas de “Machete” y pretende seguir trabajando con ese presupuesto reducido que siempre aplica a sus proyectos para no perder su “libertad creativa”.

Rodríguez apuesta además por el futuro de la industria cinematográfica dentro de las tecnologías en 3D, un campo en el que pretende trabajar próximamente y que ve como una clara solución de futuro para incentivar el consumo en la industria cinematográfica.

Deja un comentario