La cazuela de mole de Alfredo Harp

La cazuela de mole de Alfredo Harp

A la defensa de Monterrey y México que hicieron Lorenzo Zambrano y Carlos Slim, sigue una bella carta de Alfredo Harp con una idea muy sencilla: los mexicanos tenemos miles de razones para festejar el 2010.

Harp, quien conoce el costo del México violento, reflexiona sobre el duro momento y propone una apuesta por “nuestro país, libre, con historia: nuestro hogar”. Prende una parte de su argumentación en los sentimientos. Enumero algunos:

“Que te reciban con un plato de sopa caldosa”. Que llame tu cuate sólo para preguntarte cómo te sientes. La marchanta del mercado. El fervor a la Virgen de Guadalupe. El trío, “la mejor forma de decirle a una mujer cuánto la amas”. Los lanzamientos de Fernando Valenzuela. Los goles de Hugo Sánchez y de ChicharitoHernández.

Taxco. Las ballenas grises de Baja California. El rojo de la Sierra Tarahumara. El Mar de Cortés, “acuario del mundo”. Una cabeza Olmeca. Una vista aérea de la Mixteca, que “parece un cuadro de Toledo”. Los poetas, que “de norte a sur florecen”. La Coatlicue. Las playas. Las ciudades virreinales “coloreadas por sus canteras”. Cuernavaca, “verdaderamente la ciudad de la eterna primavera”. Las tumbas mayas. Los alcatraces de Diego Rivera. Los atardeceres, que “parecen pintados por Tamayo”.

Los bebés mixes, que “llevan una flauta en la boca antes de caminar”. Oaxaca. Los empresarios “que compiten internacionalmente y ofrecen millones de empleos”. La UNAM. El Poli. Los institutos nacionales de Salud, “de los mejores del mundo”. Los lasallistas, maristas y jesuitas, que “llevan más de 100 años educando a niños y jóvenes”. El aroma de una cazuela de mole hirviendo.

Y sí, Alfredo, podríamos pasar mil horas más haciendo la lista de las emociones que nos regala cada rincón de México.

Ciro Gómez Leyva/mileniodiario

Deja un comentario