Entierro a la cubana

Entierro a la cubana

Mientras Jeffrey Goldberg, el periodista estadunidense que entrevistó a Fidel Castro, insiste en la “exactitud” con que lo citó acerca de que el modelo cubano “ya no funciona” ni en la isla (lo cual, lo haya dicho o no el líder cubano es una evidencia tan palpable como las drásticas medidas de ajuste que está aplicando Raúl Castro para sacar de la quiebra a Cuba —ciertamente, nada más parecido a la eficiencia capitalista que la disciplina de un general—), la población sigue echando mano del humor negro para exorcizar los demonios de la “larga relación edípica no resuelta entre La Habana y Washington”, según una broma entre psicoanalistas.

Y dado que Goldberg adelantó que la tercera parte de su entrevista con FC se refiere a la economía y los efectos del bloqueo, los isleños se le han adelantado en internet. El texto se llama “Entierro a la cubana” y dice así:

“Toda la familia en Cuba se quedó sorprendida cuando llegó de Miami un ataúd con el cadáver de una tía muy querida. El cuerpo estaba todo apretado en la caja, con la cara aplastada contra el cristal del cajón. Al abrirlo, la familia halló una carta prendida a la ropa con una aguja que decía:

“Queridos Papá y Mamá: estoy enviando el cuerpo de tía Jimena para que la entierren en Cuba, como ella quería. Disculpen por no poder acompañarla, pero los gastos fueron muchos con todas las cosas que, aprovechando las circunstancias, les estoy enviando. Debajo de la tía encontrarán:

“12 latas de atún Bumble Been

“12 botellas de acondicionador

“12 botellas de shampoo Pantene anticaspa

“12 frascos de vaselina Intensive Care (excelente para la piel, ojo, no sirve para cocinar)

“12 tubos de crema dental Colgate

“12 cepillos de dientes

“12 latas de frijoles Span (españoles, de los mejores)

“4 latas de chorizo de verdad

“Dividan con la familia (¡¡sin peleas!!)

“Pero además, la tía Jimena tiene puestos un par de tenis Reebok nuevos talla 9, son para Juan (pues con el cadáver del tío Esteban no le mandamos nada, y se quedó enojado). En la cabeza hay 4 pares de calcetines nuevos para los hijos de Antonio, son de colores diferentes. De nuevo, por favor ¡sin peleas!

“Tía Jimena también está vestida con 15 sudaderas Ralph Laurent, una es para Rembertito y las otras para sus hijos y nietos. Además lleva puestos 12 sostenes Wonder Bra, dividan entre las mujeres, igual que las 20 botellitas de esmalte para uñas Revlon, que están en las esquinas del ataúd.

“Tía también lleva 9 pantalones Dockers y 3 bluejeans Levis. Papá, quédese con 3 y les regala los otros a mis hermanos. El reloj Seiko que Papá me pidió, lo lleva puesto en la muñeca izquierda. También usa los aretes, pulseras y anillos que Mamá quería y le compré.

“La cadena en el cuello es para mi prima Carlota; los 8 pares de medias Channel son para repartir entre mis amigas y vecinas, o si quieren pueden venderlas, pero por favor no las den baratas, que son de las caras.

“La dentadura que le pusimos es para la abuela, que hace años está sin dientes y no puede masticar (ahora va a poder comer pan sin mojarlo primero en el café).

“Los lentes bifocales son para Alfredo, así como la gorra de los Orioles que la tía lleva puesta. En los dedos de los pies van los anillos de oro para el casamiento de Josefina, para que esté hermosa ese día.

“PD: Por favor, consigan ropa vieja para vestir a la tía y manden decir una misa para el descanso de su alma, pues ella les ayudó hasta después de muerta. Como verán, el cajón es de buena madera; no agarra termitas, desháganlo y hagan las patas de la cama de Mamá.

“Compren a la tía un cajón de los baratos, pues a ella le gustaban las cosas sencillas. Saquen el cristal de la tapa y arreglen el portarretrato de la Abuela que está roto desde hace años; una bolsa de plástico es suficiente para volverlo a tapar.

“Ah, con el forro del cajón, que es de satín blanco de 20 dólares la yarda, Josefina se puede hacer su vestido de novia. Dos cosas: 1) No dejen que toda esta alegría les haga olvidar vestir a la tía para el entierro. 2) Con su muerte, la tía Blanca se quedó muy triste y enferma, así que creo que pronto estaré mandando más cositas.

“Su hija que los adora.”

Irene Selser/mileniodiario

Deja un comentario