Dios -II-

Dios -II-

Las revelaciones de Dios no han cesado. La primera novela con Sherlock Holmes, Un estudio en escarlata, tiene un flash back a Utah, donde se estableció la nueva iglesia de Jesucristo. Hacia1820, como la iglesia cristiana había caído en apostasía y por ello perdido la representación de Dios, éste se apareció a un joven de 14 años llamado Joseph Smith, y así comenzó la “Restauración” de la antigua Iglesia de Cristo en la tierra: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días: los mormones.

En 1978, casi mil hombres, mujeres y niños murieron en un “suicidio revolucionario” en el Templo del Pueblo de Jim Jones en Guyana. “Socialismo Apostólico”, fue el mandato divino ese año. Más recientemente, Dios se ha revelado por boca de David Koresh, en Waco, Texas, y tenemos también a los que se suicidaron para subirse a un cometa que los llevaría al paraíso. ¿Por qué creer en una revelación y no en otras.

Artículo 5. ¿Hubo un pecado original y, por ende, necesidad de redención?

Respuesta 1. Sabemos que la humanidad surgió hace unos 200 mil años en el este de África. Fue un grupo muy pequeño de género Homo que evolucionó a sapiens, pero no una primera pareja.

Respuesta 2. Aun aceptando el mito de una primera pareja humana creada por Dios, es insostenible la versión del pecado y, por tanto, de la necesaria redención. La pareja comete un acto de desobediencia, come del árbol de la ciencia del bien y del mal. Y recibe, en castigo, una condena a sufrir en vida y en muerte, por toda la eternidad. Y peor aún: también sus hijos y los hijos de sus hijos. Es sencillamente monstruoso.

Pensemos en un padre que dice a sus hijos: Voy a salir un momento, podéis (Dios siempre habla en vosotros) comer de cuanto hay, pero de estas galletitas no comeréis. Luego va y se esconde. Los niños, atraídos por la prohibición, van y comen. Salta el padre de su escondite y… les corta las manitas en castigo. A diferencia de este padre criminal, Dios condena a los futuros hijos de esos niños a nacer sin manos. Luego, como es amoroso y tierno, urde una solución: si una ofensa a Dios no se puede lavar con el sacrificio de corderos ni de vacas, será necesario Dios mismo, disfrazado de víctima propiciatoria… ¿No es tal enredo lo más parecido a una puñeta? Primero porque Dios se ofende por una tontería, luego porque hace hereditaria la deuda, y tercero porque, para apaciguar su honor debe sufrir su propio Hijo, la segunda persona de la Trinidad (porque Dios es Uno y Trino, invento del siglo IV d.C.).

Respuesta 3. El mito refleja los tiempos en que la humanidad hacía hereditarias las deudas, e iban de padres a hijos sin deberla ni temerla.

Artículo 6. ¿Pudo Dios eliminar el pecado original sin enviar a su Hijo a padecer martirio?

Respuesta 1. Sí, primero porque es Todopoderoso o no es; segundo, porque, además, lo hizo: exentó a María de heredar el pecado original. Pudo, así, exentar a toda la humanidad.

La teoría completa de la Redención cae sin sustento al menor análisis y el cristianismo queda sin base. Ese Dios, personal, ofendido, que exige reparación del daño moral no ha dado pruebas de existencia en cinco mil años.

Artículo 7. ¿Tenemos los humanos elección libre?

Respuesta 1. Se nos dice que Dios nos dio libertad para elegir entre el bien y el mal. Él no nos condena, sino nuestros actos. A ver: si me ofrecen un boleto gratuito por el que puedo ganar una villa en la costa italiana de Amalfi, otra en Poros y un depa en París si no fallo en seguir diez reglas, pero me gano tortura en eternas mazmorras si fallo…¡no acepto el boleto! Pero nadie me preguntó si quería el boleto de vivir y ganar el Cielo o irme al Infierno por toda la eternidad. Estoy forzado de nacimiento a seguir reglas que tampoco puedo discutir. O padecer torturas por toda la eternidad sin CNDH civilizatoria.

Artículo 8. ¿Y qué es entonces la pasión de Jesús?

Respuesta 1. Es una clara reminiscencia de los antiguos sacrificios humanos practicados por los pueblos mediterráneos hasta unos 4 mil años antes de Jesús. La eucaristía es símbolo de la antigua antropofagia ritual y del dios trigo, enterrado tres días para que “resucite” como nueva planta y alimente a sus creyentes.

Un Dios ridículo, infantil, berrinchudo y tonto. Pero no es lo mejor que ha pergeñado la humanidad. Veamos otro:

El Dios de Spinoza
. Spinoza tuvo la mala suerte de ser contemporáneo de Descartes, cuyo dualismo le vino de perlas a las iglesias cristianas, católica y protestantes. Seguirlo le dio un magnífico libro a un gran neurofisiólogo: Antonio Damasio. Busque Looking for Spinoza (de seguro ya hay traducción). No hay mente y cuerpo ni alma y materia y a Dios lo define así: “Por Dios entiendo un ente absolutamente infinito, esto es, una sustancia que consta de infinitos atributos de los que cada uno expresa una esencia eterna e infinita.” Y desarrolla la definición en 350 páginas donde no hay pruebas qué pasar ni premios y castigos.

Luis Gonzalez De alba/mileniodiario

Deja un comentario