Con los ojos grandes

Con los ojos grandes
Hace 26 años, ella tuvo una hija con los ojos grandes como dos lunas, como un deseo. Apenas colocada en su abrazo, todavía húmeda y vacilante, la niña mostró los ojos y algo en las alas de sus labios que parecía pregunta.

-Qué quieres saber le dijo ella jugando a que entendía ese gesto.

Como todas las madres, ella pensó que no había en la historia del mundo una criatura tan hermosa como la suya. La deslumbraban el color de su piel, el tamaño de sus pestañas, y la placidez con que dormía. Temblaba de orgullo imaginando lo que haría con la sangre y las quimeras que latían en su cuerpo.

Se dedicó a contemplarla con altivez y regocijo, hasta la fecha.

Punto: Ha resultado que la niña es ahora una mujer de 26 años. Una mujer excepcional. Todo lo que su madre vio venir en ella está ahí en su cabeza y su corazón. En el ánimo con que todos los días procura y acompaña al mundo.

Música para hoy: Orf: “O fortuna” Carmina Burana.

Poesía para hoy: “Favores que son tan llenos/no sabré servir jamás,/pues debo estimarlos más/cuánto los merezco menos.” Juana Inés de la Cruz

Angeles Mastretta/puertolibre

Deja un comentario