1810-1910-2010, los supersticiosos tuvieron razón

1810-1910-2010, los supersticiosos tuvieron razón

¿Cómo se describirá en 30, 40 años al 2010 mexicano? Es probable que la primera referencia tenga que ver con el momento más agudo de una guerra civil entre el Estado y bandas criminales pulverizadas (que a su vez se mataban entre sí) con una capacidad de fuego, multiplicación y brutalidad que llenaba de horror, dolor y miedo a más de 100 millones de habitantes y descomponía a México todo.

Para los historiadores y sociólogos, el 2010 podría ser el año con más mexicanos ejecutados a manos de mexicanos en cerca de un siglo. El año emblema de una carnicería, etiquetada como “guerra contra el crimen organizado”, que en menos de una década podría cobrarse 100 mil vidas.

Detesto decirlo, pero los supersticiosos que jugaban con la carambola violenta 1810-1910-2010 terminan teniendo de alguna manera la razón. Los festejos del Centenario y el Bicentenario ocurren en medio de una guerra modelo siglo XXI.

Porque, qué otra cosa es una guerra sino rompimiento de la paz, lucha armada entre bandos, ataques sin intermisión, sangre, víctimas inocentes, viudas y huérfanos, economías despedazadas, proyectos cancelados, exilio, tensión extrema.

El frente de batalla puede estar en Tamaulipas, los límites entre Durango y Coahuila, Juárez, Nuevo León, pero los coletazos se sienten en prácticamente toda la República y tienen sumidos a los mexicanos en lo que ayer, aquí, León Krauze caracterizó como un “nihilismo desorientado y depresivo”.

Sabemos quiénes terminaron imponiéndose en las guerras que comenzaron en 1810 y 1910. Ojalá los historiadores y sociólogos den cuenta del absoluto triunfo del Estado mexicano sobre las bandas criminales del 2010. Victoria que hoy se ve más difícil que la del Monte de las Cruces o la toma de Zacatecas.

Ciro Gomez Leyva

Deja un comentario