Adopcion Gay

Adopcion Gay

No debe permitirse la adopción a homosexuales porque éstos abusarían de los niños.

La verdad es que el 70 por ciento de los abusos a niños los realizan hombres heterosexuales, principalmente parejas de las madres, maestros y sacerdotes. Nadie ha considerado, sin embargo, prohibir la adopción por heterosexuales ni que se impida a los niños acudir a las escuelas o a las iglesias. Puede haber abusos a niños por parte de homosexuales o heterosexuales. Pero más que discriminar a algún posible adoptante por sus preferencias, habría que dar seguimiento a las adopciones para asegurar que no haya abusos de nadie contra niños adoptados (y no adoptados).

La adopción por homosexuales volvería homosexuales a los niños.

No hay indicios de que la preferencia sexual de los padres incida sobre la de los hijos. Algunos estudios apuntan que sí hay una relación, otros señalan que no. De lo que no hay duda es que en los hogares homosexuales los niños crecen sin los prejuicios tradicionales hacia los homosexuales, lo cual es a mi juicio positivo.

Un niño tiene derecho a tener un padre y una madre.

Un niño tiene derecho a vivir en un ambiente de tranquilidad que permita su desarrollo. Millones de niños en México son educados en hogares sin padre y no manifiestan problemas distintos a los de aquellos criados en hogares tradicionales.

Los homosexuales son malos padres.

No hay ningún estudio que avale esta afirmación. De hecho, en los pocos casos que conozco personalmente los homosexuales no sólo son buenos sino magníficos padres, ciertamente por arriba del promedio de las parejas heterosexuales. Supongo que hay malos padres homosexuales, pero hay muchos más malos padres heterosexuales.

Aceptar la adopción de niños por homosexuales sería una aberración.

Cuando menos nueve países aceptan explícitamente la adopción de niños por parejas homosexuales, entre ellos España, Noruega, Países Bajos (Holanda) y Suecia. Son países que se cuentan entre los que prestan mayor atención al ambiente en que se desarrollan los niños. En Estados Unidos y Canadá varios estados y provincias permiten la práctica. Muchos más países simplemente no tienen leyes que discriminen a los homosexuales en la adopción. La Asociación Psicológica y la Asociación Médica de Estados Unidos han emitido recomendaciones para aceptar la adopción por homosexuales y han dicho que no hay información que señale que ésta es perjudicial para los niños.

La aceptación por la Corte de la adopción de niños por homosexuales sería inmoral.

El mandato de los ministros de la Corte no es juzgar la moralidad de una conducta sino su constitucionalidad, y en su artículo primero la Constitución prohíbe la discriminación por razones de género o preferencias.

Permitir la adopción por homosexuales implicaría un deterioro en el tejido social del país.

La verdad es que muy pocas parejas homosexuales han contraído matrimonio tras la promulgación de la nueva ley del Distrito Federal, a pesar de que muchas se apresuraron a hacerlo porque llevaban años esperando la oportunidad. Poco más de 300 parejas homosexuales han contraído matrimonio desde el 4 de marzo. Difícilmente habrá un impacto social importante con un número tan reducido. Por otra parte, no sé de ningún caso en que estas parejas hayan adoptado un niño o hayan comenzado el proceso para hacerlo.

Sergio Sarmiento/Jaque Mate

Deja un comentario