Persiguiendo a España

Persiguiendo a España

Cuando por fin llegas, el balón se ha ido. Desaparece. Estabas a punto de alcanzarlo pero lo han escondido, se lo llevan, es suyo. Te encuentras solo, cada vez mas lejos de su área. Persiguiendo sombras. Mirando al suelo. Pasan a tu lado, están en todas partes, pero no los ves. Son una tropa invisible, invencible, quizá, inmortal. Van más rápido, viven a otro ritmo. Juntos a todos sitios siempre con el balón pegado al pié. Se mueven con la idea de hacer inmenso el campo. Intentas perseguirles pero has recorrido kilómetros detrás de ellos. Estás cansado, terminas desesperado. No te sientes futbolista, pareces otra cosa. Sin balón, no hay juego, no hay nada, no vale la pena seguir corriendo. Es verdad lo que dicen, jugar contra España es perseguir sus sombras…

Casillas, Ramos, Piqué, Puyol, Arbeola. Busquets, Alonso, Xavi, Iniesta. Torres, Villa. Y falta Cesc y entra Pedro, Silva, Mata, Llorente o Navas. A horas del campeonato, este equipo llega como el mejor. Sin importar el rival, fue Polonia, pero pudo ser cualquiera (6 a 0), España cerró ayer en Murcia un ciclo de dos años y medio de preparación con una Eurocopa por en medio y los campeonatos del Barsa vinculados a su éxito y su forma de pensar.

En total 44 partidos ganados, 3 empates y 1 derrota. La gran favorita no es casualidad. No se gana de la nada, siempre hay que hacer algo y este equipo llega con un expediente intachable. No se puede ir contra su corriente estética, dinámica y física. Es un nuevo movimiento del futbol y por lo tanto el gran fenómeno del Mundial. Son 32 países, pero en ninguno ha evolucionado tanto este juego como aquí. Después de dos años de verla comí a su hora, sabe gloria; y tiene la pelota en un sitio que se parece al cielo.

Jose Ramon Fernandez ./mileniodiario

Deja un comentario