Lo primero es lo primero

Lo primero es lo primeroSi usted amable lector descubrió la cura contra el cáncer o la vacuna contra el SIDA, inventó la máquina del tiempo o el teletransportador, si encontró la fuente de la juventud eterna o la pastilla de la inmortalidad tiene exactamente cuatro días para anunciarlo al mundo, porque a menos que haya descubierto la forma en que la Selección Mexicana gane el mundial, nadie le hará mucho caso a partir del 11 de junio.

Ya a estas alturas del partido, no importa si el PRD tiene que cambiar o no a su candidato a la gubernatura de Quintana Roo, después de que GregorioBobby-LariosSánchez resultara ser una fichita, ahora el único cambio o rotación que importa es el que haga Javier El VascoAguirre en la selección nacional. Los candidatos a jugar son los realmente importantes.

Los políticos pueden abstenerse de dar discursos séntidos y sentidos, de motivación o regaño. El único mensaje que está a discusión es el del director técnico de la selección quien convertido en todo un Miguel Ángel Cornejo pide a los mexicanos en un video de cinco minutos que transmite en la televisión mexicana que vuelvan a soñar.

El debate no está en saber por qué el PRI ha detenido la Reforma política, sino que se ha centrado en conocer cómo le lavaron el cerebro al entrenador de la selección nacional o saber de cuál se fumó para pasar del: “México está deambulando entre el 10 y el 15 en los últimos cuatro mundiales, con lo cual de ahí a dar un salto a los tres primeros tiene un abismo” al “habrá que enterrar al México de los complejos y alumbrar a los hombres y mujeres seguros de sí mismos”, “es hora de darle vuelta a la historia, pasar al México del sí se puede al ya se pudo”.

Las encuestas sobre quién va a ganar las 12 elecciones locales que estarán en juego el 4 de julio pasaron a segundo término, lo único que realmente relevante son la encuestas para saber qué piensan los mexicanos sobre el desempeño de la selección y las quinielas de quién va a ganar el Mundial. Por unos días no importará si el Presidente Felipe Calderón le está ganando la guerra al narcotráfico, sino si va a ir o no al juego inaugural.

Dejará de ser interesante que César Nava acompañe a Jesús Ortega hasta al baño con tal de demostrar que su alianza es más sólida que los muros del Rancho San Cristóbal, el único dúo dinámico que le interesa a los medios son los jugadores Zlatan Ibrahimovic y Gerad Piqué a quienes fotografiaron en actitud cariñosa muy comprometedora.

Durante un mes no importará la escasez del agua sino la carencia de las camisetas oficiales de la Selección. Durante cuatro semanas el gobernador de Jalisco, Emilio González, podrá emborracharse con vino de consagrar y el jefe delegacional de Cuauhtémoc, Agustín Torres Pérez, podrá poner otra zona de tolerancia para la prostitución ahora frente a la Catedral y seguro nadie lo notará.

Para que un mexicano sea considerado como una persona inteligente e informada deberá conocer los nombres de los jugadores de las principales selecciones mundialistas, pero además si quiere estar in y ser el ejemplo a seguir, deberá demostrar que llenó el álbum Panini y que tiene su camiseta oficial.

Ahora, si algún político insiste en sacar raja mediática y obtener un momento de atención durante el Mundial puede: organizar un récord Guinness del mayor número de cervezas consumidas durante un partido; decretar la suspensión de fenómenos naturales que puedan afectar el mundial de futbol; poner pantallas gigantes en los centros más importantes de la ciudad que gobiernen o ser el primer gobierno que no ponga impuestos o haga una trastada cuando todo el país está distraído.

Lo primero es lo primero

La esperanza de millones de mexicanos está en los 11 jugadores que competirán contra Sudáfrica el próximo viernes. Son como la nueva versión del Escuadrón 201, unidad de combate aéreo que participó en la Segunda Guerra Mundial cuando al entonces Presidente mexicano, Manuel Ávila Camacho, se le ocurrió jugar stop y declararle la guerra a sus peores enemigos del mundo que eran Alemania, Japón e Italia. Ahora lo único que falta es que honren con un buen desempeño tanta atención y despliegue informativo.

Vianey Esquinca/exonline.com.mx

Deja un comentario