La resistencia del mexicano

La resistencia del mexicano

No ha sido fácil escribirte, había mucho ruido en la memoria. Era el sonido del tiempo rechinando al detenerse. Sus minutos crujían. Podía escucharse la distancia entre una ciudad y otra. Te contaré que México con “x” ha ganado.

Estas noches que tantas veces quise arrancar del calendario, intentaron robarle el sueño. Pero resiste, y resistirá por ti el día siguiente como un campeón…

Saliendo al campo Domenech, ese técnico con cara de inspector, montó una inofensiva Revolución Francesa. Le entregó a Ribéry los poderes constituyentes y a Malouda y sus hombres las bayonetas.

A México le duraba poco el balón. Ni por Juárez o Torrado había salida. Hasta el minuto 30 la selección estaba condenada al pelotazo sobre Gio y Vela, lesionado en ese momento. Aguirre aprovecho la desgracia, entró Barrera y encontró las grietas de Francia, antigua y dividida. Márquez con gafete de caudillo, encabezó la resistencia del partido como ninguno.

La referencia era su línea, detrás de ella el juego iba a perderse, había que pintar una raya de ahí para adelante. Con la banda ganada y Márquez como mariscal el campo fue más grande, eran minutos peligrosos para Javier Hernández.

El riesgo estaba asumido, México encaró su historia a pecho descubierto y Francia entregó las escrituras del Mundial.

El 17 de junio se detuvo a las 20:30 horas, la fecha y el reloj ahora son parte de una generación que deberá aprender que un partido de futbol, no hace grande este país; ya lo era. Siempre ha tenido la talla de un gigante. Un juego no tiene derecho a confirmarle su entereza, México es un héroe de piedra. Duro como monumento y como su tierra.

No sé dónde estarás cuando amanezca, pero si te asomas por la ventana, escucharás su nombre por algún sitio.

Jose Ramon Fernandez jr.

Deja un comentario