La Europa virtual

La Europa virtual

Que España puede salirse del euro es una realidad. O mas bien, puede ser invitada a que se vaya. Pero el hecho grave, no es que España cayera en el baúl de los recuerdos; en el averno misterioso de Grecia. No. El hecho realmente delicado es que Alemania pudiera estar pensando en la, nada remota posibilidad, de que el gigante alemán pudiera abandonar el euro.

¿Por qué los teutones podrían estar pensando en marcharse de la moneda única europea? Los alemanes llevan tirando del carromato de Europa desde siempre, pero especialmente desde que comenzó la crisis mundial.

Cada vez que un país ha ingresado en la Unión Europea, Alemania ha sido la que ha puesto los principales emolumentos de los llamados “fondos de cohesión”. Se trata de unos fondos que ofrecen los países ricos de la Unión Europea a los más desfavorecidos. Y como siempre además, es la que más dinero aporta. Desde que Grecia cayó en desgracia, los alemanes son los que más dinero han tenido que aportar. Una parte muy importante de los setecientos mil millones de euros que se crearon como un fondo de rescate para asistir a cualquier país de Europa, proviene de fondos alemanes.

Pero además, la canciller Angela Merkel quiere una política dinámica, con mucho flujo de capital y apoyos para sus exportaciones – como siempre ha hecho -. Francia, el otro gran gigante se opone de una manera frontal. Su política económica es completamente proteccionista y en muchas ocasiones, antagónica a la alemana. Bajo cuerda llevan ya muchos meses, tanto alemanes como franceses, negociando para llegar a un acercamiento y a una posible solución que de momento, parece imposible.

El gran problema, que puede haber llegado el momento, es que Alemania baraje la posibilidad de salirse la moneda única europea. En otras palabras: Alemania podría forzar su salida para volver al antiguo marco.

La canciller Angela Merkel está atravesando su peor momento político. Sus compatriotas le reprochan que, con una política económica bastante degradada, parece que sólo ayuda a sus vecinos europeos. “Primero arregle lo nuestro y luego, lo del resto. Ya está bien de hacer el Robin Hood” parece que le dicen una y otra vez, los alemanes mientras a ella, no le queda más remedio que seguir esta política si quiere salvar a su país, y por ende, al resto del Europa.

Con este panorama y una posible salida del euro, las consecuencias serían impredecibles, ya no para ellos, los alemanes, sino para la economía global en su conjunto.

Una caída de España seria gravísima. Podría colocar a Occidente muy cerca del abismo. No olvidemos que España es la cuarta potencia de Europa y la novena del mundo. Sin embargo la posible salida de Alemania del euro, seria todavía mucho más grave. Podría ser un cataclismo económico además de una fractura real de la actual Europa.

Al final, el Viejo Continente no sólo no ha sabido hacer los deberes sino que, con todo sus monumentos antiguos de piedra vetusta, todo parece sumamente virtual.

Alberto Pelaez/elvisorinternacional/mileniodiario

Deja un comentario