Jugar contra Argentina

Qué patéticos somos los mexicanos. Nomás nos dijeron que íbamos a jugar contra Argentina en Sudáfrica 2010 y haga de cuenta que se nos acabó el mundo.

En un extremo apareció una multitud ahogada en la depresión nerviosa dando por perdida cualquier esperanza de triunfo y, en el otro, un grupo como de terroristas ideológicos convocando a aniquilar todo aquello que suene argentino.

Francamente, si México pierde o gana el partido de hoy, da lo mismo. Nuestra vida no va a cambiar, el país no se va a transformar. Es sólo futbol, un deporte, una fantasía mediática.

Por favor, despierte. Es muy bonito vibrar al ritmo del futbol o de cualquier espectáculo, lo que no es bonito es poner nuestra estabilidad emocional en las manos de Javier Aguirre.

Jugar contra Argentina

¿Quién es Javier Aguirre como para que nuestra felicidad o nuestra desgracia dependa de él? ¿Quiénes son los integrantes de la selección nacional como para que nuestro futuro esté en sus manos?

Definitivamente estamos ante algo muy poderoso, creado, en gran medida, por los medios de comunicación y sus anunciantes. Sólo ellos tienen fundamentos económicos para tener miedo de lo que pudiera pasar hoy. Sólo ellos. Nosotros, no.

Nosotros nos deberíamos divertir, deberíamos estar contentos de ver a nuestro equipo jugar, deberíamos tener una actitud medianamente festiva.

Pero como los señores de los medios, especialmente de los tradicionales, intuyen que después de esta tarde se les va a caer el negocio, ahora resulta que todos tenemos que estar deprimidos. ¡Por qué!

Qué gusto jugar contra Argentina, compartir la cancha con esos jugadores, volver a ver a Diego Armando Maradona e intercambiar goles. ¡Qué maravilla! ¡Qué privilegio!

En el futbol, como en cualquier otro deporte, a veces se pierde, pero también a veces se gana. ¿Por qué no podríamos ganar? ¿Por qué no nos podría ir bien?

¿Usted no se cansa de navegar por la vida con la bandera de fracasado, haciéndose el humildito y mordiéndose la tranza? Yo, sí.

Para ganar hay que pensar como ganador y si el rival es más fuerte, qué pena por el rival pero eso no tiene por qué afectar nuestra actitud.

Nadie gana o pierde hasta que acaba el partido y a mí lo que más me tiene impactado en esta historia es la actitud de derrota de muchísimas personas nomás se confirmó la noticia de que México iba a jugar contra Argentina.

¡Cuidado! ¡No es sano reaccionar así! Eso habla muy mal de nosotros como nación, como deportistas.

Amerita un análisis muy profundo, porque cuando uno va a un Mundial, va a eso, a jugar con los grandes. Porque cuando uno compite, compite en serio.

¿Será que los mexicanos no sabemos competir? ¿Será que somos más cobardes de lo que creemos? ¿Será inseguridad, ignorancia, dependencia o manipulación?

Sea lo que sea, no es bueno porque es algo que supera la parte deportiva, que se nos mete al cerebro y nos educa.

¿Eso es lo que queremos ser? ¿Unos fracasado por adelantado? ¿Unos derrotados profesionales?

Con razón nos va como nos va en educación, salud, seguridad, limpieza y competitividad. ¡Hasta en las elecciones, caray! ¡Aguas!

El otro asunto que es igual de delicado, que se ha estado generando desde que se anunció el partido de hoy, han sido las campañas de odio contra todo lo que suene argentino, que diferentes medios y líderes de opinión han estado desarrollando para calentarle la cabeza a la gente.

Esto no sucede en ninguna otra parte del mundo. Nomás aquí. ¿Por qué? Yo supongo que por el inmenso poder y por el libertinaje en que viven muchas señales y por la ausencia de una autoridad que realmente revise lo que está pasando a nivel comunicación.

Usted lo ha visto. En diferentes lugares las notas son: Argentina es país peor que México, Maradona es un corrupto, los argentinos radicados en nuestro no nos merecen, Argentina nos cerró las puertas cuando lo de la influenza.

¿Cuál es la idea? ¿Que la gente salga a la calle a atacar los negocios de los argentinos? ¿Provocar un derramamiento de sangre? ¿Desencadenar un problema diplomático?

¿Y todo por qué? ¿Por un partido de futbol? ¿Por nuestros complejos? ¿Por seguirle el juego a un puñado de medios y de empresas?

Qué patéticos somos los mexicanos. Nomás nos dijeron que íbamos a jugar contra Argentina en Sudáfrica 2010 y enseñamos el cobre.

Alvaro Cueva/ojoporojo

Deja un comentario