Eran Molinos… sigue adelante España

Eran Molinos... sigue adelante España

Aparece Xavi entre la bruma. El Hidalgo acompañado por el escudero de su montura, Don Iniesta, cabalga por bosques espesos, llenos de fantasmas. El partido fue un pantano de nervios. Los españoles andaban necios con sus dogmas. Como almas fugadas del cuerpo avanzaron por parajes caballerosos, sin traicionar la solera del Campeón de Europa. Jamás renunciaron a la divisa que les dio patria y futbol. Defendieron su liturgia, fueron apóstoles del balón, morirían en nombre de su fe. Sabiendo que el consuelo hubiera sido la ejecución Cristiana en octavos, escaparon…

Brega Alonso con el tobillo inflamado por el honor de un golpe inquisidor; y nada. Forcejea Piqué con la mandíbula hinchada de coraje; aún nada. Apagaba Puyol hogueras, Capdevilla se tallaba el peroné, Ramos extendía el tendón hasta las lágrimas de Aquiles… todavía nada. Portugal era frontera bíblica. Parecía vano el versículo, era hora del testículo. El tiempo, un papeleo de paciencia tenía el partido empatado a cero. España dudaba de su prosa y recurrió al concurso de la épica para recuperar la poética Quijotesca. Del Bosque hizo un cambio brusco; como del sur al norte. Sacó a Torres saltándose Castilla. Metió a Llorente, un delantero del Bilbao, hizo frontera con Cantabria, cruzó Asturias y apareció el coraje de un minero. Remate de izquierdas y contrarremate de derechas, una nación se unió sin demagogia. El Gol furioso, (1-0 Villa al 62’), salió de sus ancestros. Es el origen de un caballero que escapó de la locura inicial del Mundial para luchar por el título. Eran Molinos Sancho, no gigantes; españoles, sigan adelante.

SMS
Para ti, que me tratas como nadie en un país donde sobreviven los campeones, luchando caballerosamente contra molinos.

Jose Ramon Fernandez jr./mileniodiario

Deja un comentario