Así se burlan los yanquis de nuestra pasión por el fútbol

La portada del «New York Post» fue concluyente: «Estados Unidos gana 1-1 a Inglaterra». Un empate con sabor a victoria frente a los inventores del «soccer» que muestra el crecimiento de este deporte en Norteamérica a pesar del escepticismo de los aficionados.

Así se burlan los yanquis de nuestra pasión por el fútbol

Un estadounidense reflexiona sobre el inicio del Mundial: «Los dos primeros partidos, un empate 1-1 y un empate 0-0. ¿Cómo puede aguantarse ese aburrimiento?». En el país del béisbol, la NBA, el hockey o el fútbol americano, no se creen que triunfe en el resto del mundo un deporte como el «soccer».
Pero no es oro todo lo que reluce. «Lo más probable es que si usted dice que el fútbol es un deporte… es que no le gusta el deporte», dice un internauta norteamericano sobre la expectación generada por el Mundial.
«Ningún interés» o «el fútbol no es un deporte» son algunos de los comentarios más recurrentes.  «¿Quieres decir que no disfrutas viendo afeminadas cabriolas en pantalones cortos? Es muy extraño, hermano», ironiza otro comentario en un foro.
Aunque la «guerra» entre hinchas y detractores está servida: «Prefiero ver chicos bailando en el hielo golpeando algo con unos palos, o con un gran bastón enviando hacia cualquier lugar una bola», contrarresta otro internauta con su opinión acerca de los deportes nacionales en EE UU.

Del fútbol al «soccer»
Curiosamente, la implantación del denominado «deporte rey» en el país de la «Major League Soccer» es muy amplia entre las mujeres, nada menos que el 40 por ciento de los futbolistas son mujeres.
«No hay niños en las calles jugando hasta que se va la luz del sol. No hay barro ni barrio. Las canchas de los parques, cual alfombra verde, viven el más cruel de los abandonos», escribe el chileno José Burgos de su estancia al norte del continente.
«Muy pocos regalan pelotas y camisetas para la Navidad. La final de la UEFA, la Libertadores o la Copa del Mundo aquí importan muy poco. ¿Partidos de la selección? Muchas veces ni siquiera los pasan por la tele», se lamenta.
El fútbol, según la NBA
El público estadounidense está acostumbrado a un ritmo diferente en los espectáculos deportivos. No hay más que ver la aceptación de espectáculos como las carreras de Nascar, donde los automóviles dan vueltas en un circuito con forma de óvalo, un «boom» que no ha sido exportado con éxito fuera de sus fronteras.

¿Cómo despertar el interés de los americanos por el fútbol? Con una buena dosis de humor, un vídeo muestra cómo sería una retransmisión de fútbol al estilo de la NFL o de la NBA para ajustar el formato «aburrido» del «soccer» al gusto estadounidense.
Landon Donovan, centrocampista de la selección estadounidense, recibe un balón en largo. Al instante, los detalles de cómo bajó el balón y las estadísticas del futbolista, en un flash de apenas unos segundos, mientras el juego continúa.
«Wow!», dice el comentarista tras analizar que un saque de puerta mantuvo el balón 3,2 segundos en el aire. Y para no aburrir a la audiencia con demasiadas jugadas seguidas, tiempo para otro alarde infográfico: una hilarante encuesta sobre el jugador de la NBA Lebron James. Patrocinada, claro, como ocurre hasta con los córneres, auspiciados por una marca de coches.
La esencia del fútbol, el gol, a ritmo de una sirena de policía. Clint Dempsey marca tras jugada personal, pero su tanto queda diluido entre los efectos especiales de la retransmisión.
Así sería la emisión de un partido en televisión para el público estadounidense, ajustada a formatos habituales en la NBA o en la NFL. En el caso del baloncesto, el estilo tan particular de los comentaristas se ha ido exportando a otros países, como ha sido el caso de Andrés Montes en España, cuyo «estilo NBA» incluso penetró en el fútbol.

Ignacio Blanco/larazon.es/deportes


Deja un comentario