“Greg”, todos locos

De suyo, el hecho de que la atención política esté centrada en el caso Greg —un pillo colgado de la política y el poder—, debía ser motivo de vergüenza colectiva.

Una revisión básica de los intríngulis del caso —que no acaba con el auto de formal prisión contra el predicador—, ratifica a la política mexicana como sucursal del manicomio, en donde todos parecen locos.

Y es que si ya es de locos que los partidos políticos sean un grosero monopolio del poder en México, resulta delirante su debilidad para ser penetrados por vividores del poder y la política. Basta que un cirquero se lo proponga, para ser candidato y hasta dueño de una franquicia estatal del PRI, PAN, PRD o de la chiquillería.

 “Greg”, todos locos

Es de locos que un pillo como Greg se diga político, se asuma como de izquierda, y que PRD, PT y Convergencia se lo compren; sólo porque es un hombre popular. Pero es demencial que Los Chuchos empeñen la historia de un partido como el PRD; enloden la izquierda como lo hacen con Greg, con el vulgar argumento del poder por el poder. Y que tengan la desvergüenza de acusar “a la prensa” del escándalo.

Es delirante la defensa a ultranza que hacen Los Chuchos de Greg y su candidatura, cuando todos saben —empezando por Jesús Ortega—, que Gregorio Sánchez es un poderoso engranaje de la mafia cubana que trafica indocumentados, drogas, y que intenta alcanzar el poder en ese emporio turístico que es Cancún.

Es una locura acusar a Fernando Gómez Mont, de querer derribar al nuevo “mesías tropical”, cuando todos saben que el titular de Gobernación vive los momentos de mayor debilidad. No se manda sólo, y es una locura suponer que en Quintana Roo, Felipe Calderón pretenda apoyar al PRI.

Es de locos pensar que Greg pudiera remontar en las encuestas en Quintana Roo, cuando su gestión mafiosa movió a buena parte de los círculos del poder en dirección al PRI, donde tienen seguridad y futuro. En realidad Greg es buen “telonero”, pero nunca el espectáculo político central. Es de locos que el gobierno federal, la PGR, y el Estado en su conjunto sólo actúen contra pillos metidos a la política, cuando esos pillos ya tienen el estatus de intocables. ¿Por qué no actuaron antes contra Greg?

Es de locos que César Nava, quien sabía la “fichita” que es Greg, quien por eso se negó a las alianzas, hoy no diga “esta boca es mía”. Y es de locos que Los Chuchos intenten con Greg un chantaje de tal vulgaridad como el que pretenden contra el gobierno azul. ¿A poco no todos parecen locos? Es nuestra clase política.

EN EL CAMINO Bien por Carlos Navarrete, quien se destapó como presidenciable. Sin duda un político respetable. Pero no lo será tanto, si mete las manos al fuego por Greg. Al tiempo.

Ricardo Aleman/eluniversal.com.mx

Deja un comentario