¿Hay que seguirlos matando, Presidente?

¿Hay que seguirlos matando, Presidente?

La mayor parte de los muertos son criminales, repite y repite el presidente Calderón. Y a juzgar por las cifras heladas es cierto. ¿Pero? ¿Hay que seguirlos matando, Presidente? ¿Se vive mejor con menos criminales? ¿En qué ha mejorado la vida cotidiana de 110 millones de mexicanos la carnicería de 21 mil 915 muertos en estos tres años y medio?

El recuento de MILENIO marca que en mayo se registraron (sin contar aún la fosa descubierta en Taxco) mil 110 ejecuciones ligadas a la guerra contra el narco. Del total, 61 personas eran policías o funcionarios, lo que deja una relación de 18 a uno en favor de las fuerzas del orden. Nada mal para una guerra.

México debería tener otra cara entonces, especialmente en el último semestre, en que se han registrado cinco de los meses con más ejecuciones del sexenio: 895 en diciembre, 904 en enero, mil 130 en marzo, mil 098 en abril y las referidas mil 110 de mayo.

Pero México no tiene mejor cara. En el semestre se masacró a los jóvenes de Ciudad Juárez. Y ocurrió lo de Torreón, y lo de Monterrey, y lo de Reynosa, y lo de Cuernavaca, y lo de Acapulco. Y el atentado contra la secretaria de Seguridad Pública de Michoacán. Y el ajusticiamiento de la familia del joven marino en Tabasco. Y las extorsiones se convirtieron en una práctica prácticamente nacional. Y los secuestros y robos con violencia siguieron ahí.

Y la percepción ciudadana, encuesta tras encuesta, se fue moviendo de la cautela a la decepción, de la decepción a la desesperanza.

Pero el presidente Calderón repetía y repetía que había que seguirlos matando. Que los mexicanos no quedarían a merced de los criminales.

Ciro Gomez Leyva

Deja un comentario