¡Ya basta de bufonadas patrioteras, por favor!

¡Ya basta de bufonadas patrioteras, por favor!

No entiendo —y, sobre todo, no soporto— esa indigesta mezcolanza de patrioterismo y mercadotecnia. Señores “creativos” de las agencias, les recuerdo que están ustedes haciendo meras publicidades para bancos, cerveceras y telefónicas. ¿A qué coños vienen entonces los alaridos de “¡Méxicooo, Méxicooo, Méxicooo!” en sus anuncios? ¿Por qué exaltan con tal desmesura la actuación de unos muchachos que simplemente van a jugar cuatro o cinco partidos de futbol? ¿Por qué explotan tan descaradamente los sentimientos patrios si todo esto, después de todo, no tiene nada que ver con la situación real de nuestra nación? ¿Por qué nos atizan la barrabasada de que “México va a ser campeón del mundo” si basta con mirar el juego de los alemanes o los argentinos para darnos cuenta de que no tenemos nada que hacer junto a ellos? ¿Qué diablos tiene que ver el consumo de una cerveza o la compra de un celular con esas masas que levantan fieramente el puño como si estuvieran a punto de conquistar un territorio enemigo o de consumar una inmarcesible hazaña nacional?

¡Qué papelón, por Dios! ¡Qué chabacanería, qué exceso, qué vulgaridad y qué indecencia! De vergüenza ajena, o sea. Pero ¿acaso estas grotescas glorificaciones sirven, en efecto, para aumentar las ventas? ¿Sí? Pues, qué lamentable que un sentimentalismo tan rudimentario y cursilón sirva para meter plata a la caja registradora.

Muy bien, y, nosotros ¿por qué dejamos que nos imbecilicen de esa manera? ¿Por qué resistimos calladamente tan insufrible andanada de soflamas y consignas? Y, sobre todo, ¿qué hemos hecho para que los mercaderes crean que a punta de chuscas fanfarronadas y bravatas risibles nos van a engatusar? ¿Tan estúpidos parecemos? O, peor aún, ¿tan tontos somos?

Un país tan ridículo, con perdón, no será campeón del mundo. Ah, y ni Aguirre ni los futbolistas tendrán la culpa, a pesar de que han participado obligadamente en las bufonadas. Pues eso.

Roman Revueltas Retes/mileniodiario

Deja un comentario