Estar a dieta no impide ver el menú

Estar a dieta no impide ver el menú

¿Te lo han dicho, lo has pensado o escuchado? Ja, seguramente sí. Yo también. Pero hoy vez estamos pensando en cosas diferentes… bueno, al menos yo me refiero a la necesidad de comer fuera de casa mientras intentamos perder peso.

Muchas veces nos hemos propuesto bajar de peso pero en los meses que dura el proceso se atraviesan incidentes que ponen a prueba nuestra fuerza de voluntad.

Lo más probable es que tengamos el deseo o la necesidad de comer en la calle ya que, para ser prácticos y honestos, es casi imposible lograr desayunar, comer y cenar en casa y además cargar siempre con nosotros nuestra colación un una botella con agua.

Te doy algunas recomendaciones para que tu plan de alimentación “saludable” no interfiera con tu estilo de vida.

1. Si bebes no comas pan, tortilla, arroz, pasta, etc. Las calorías que aportan las bebidas alcohólicas y sus mezcladores son similares a las que provienen de los cereales (que finalmente son azúcares) así que tendrás que elegir entre cerveza o pan, pasta o vino, cuba o pizza.

2. Cuidado con las salsas y aderezos. Las ensaladas son engañosas. Pueden aportar muchas calorías si las pides con aderezos y más si son cremosos. Pide que te traigan mejor vinagreta y aparte para que controles mejor la cantidad que le pones. Lo mismo sucede con las salsas en los platillos principales, pueden aportar muchas calorías así que mejor pide que te la traigan aparte.

3. Si vas a comer de más, elige proteína. Si tienes más hambre, exagera con pollo, pescado, carne sin grasa, queso, huevo en lugar de pan, arroz, tortilla, etc.

4. Bebe agua. Siempre es la mejor opción. En todo caso, la segunda mejor opción es limonada sin azúcar o con splenda y la tercera los refrescos de dieta.

5. No pidas entrada y trata de que no te dejen pan al centro. Claro, cuando llegas muerto de hambre te comes la cesta completa de totopos. ¿Qué tal si mejor pides directo sopa, consomé o ensalada? Mientras lo traen, toma agua.

6. Come bien, come tranquilo. Tómate el tiempo necesario. Si comes con prisa comerás más y lo disfrutarás menos.

7. Pasa de los postres. Trata de no comer y si te mueres de antojo comparte, siempre comparte y no lo pidas con crema batida, helado ni ninguna de las opciones extra que te ofrecen.

8. Elige café americano o expreso, no capuchino. Los dos primeros aportan 5 kcal o menos a diferencia del tercero que puede tener más de 120. Endúlzalo con sustitutos, no con azúcar.

9. Las mejores guarniciones son: papa al horno, ensalada, verduras al vapor, frijoles de la olla. Ten cuidado con las papas fritas, frijoles refritos, verduras capeadas o con crema en la preparación.

10. Intercambia. Si, pide que mejor traigan tortillas de maíz y no de harina, que le pongan queso blanco en lugar de amarillo, mostaza y no mayonesa o crema. Así mismo, solicita que no le pongan mantequilla a tu comida (pan por ejemplo)

Eso sí, recuerda que si tienes planeado salir, puedes moderarte el resto del día para que no sea tan grave. De hecho, intenta comer algo antes de ir a tu cita, verás que te controlas más. Si vas a un buffet, revisa primero todas las opciones y toma tu decisión. No es necesario que pruebes de todo, es mejor regresar otro día y comer de lo que te faltó.

Ahora ya estás listo para salir y seguir cuidándote.

Claro, siempre podrá usarlo como pretexto para: a) no aceptar una invitación a comer o cenar o b) no hacer la dieta, tú decides.

Sol Sigal/eluniversal.com.mx

Deja un comentario