El origen de “Wimoweh”

Mi padre, hace muchos años, me contó que la famosísima “Wimoweh” había sido escrita por Seeger, y que solía cantarse en los mítines del partido comunista norteamericano.

En este clip se puede ver y escuchar a Seeger cantando el “Wimoweh”.

En realidad la música de “Wimoweh”, claro, no había sido escrita por Seeger.Originalmente era una canción africana, de título “Mbube”. Un artículo de la Rolling Stone cuenta la fascinante historia de las versiones de la canción, desde Sudáfrica hasta su explotación por la Disney.

Esta era “Mbube”, de Solomon Linda and The Evening:

Mi padre se refería a la versión de los Weavers, el grupo con el que Seeger triunfó  en los años cuarenta y cincuenta gracias a esa y a otras muchas canciones. Hasta que se negaron a declarar ante el Comité de Actividades Antiamericanas, y su carrera terminó de forma fulminante.

Después vino la que sin duda es la versión más famosa, de los Tokens, “The Lion Sleeps Tonight”:

Los Tokens añadieron además la letra, que intentaba acercarse vagamente a la letra original de Solomon Linda, en la que aparece un león dormido como reencarnación del último rey zulú que, algún día, despertará.

Orígenes, versiones e historia de la canción aparte, el caso es que, gracias a aquella primera información, una imagen me ha acompañado siempre que escucho cualquier versión de la canción, y sobre todo la de los Tokens, que es la que con más frecuencia se puede oir.  Imaginar esa escena me ayuda a construir un contexto  con el que evitar aquello en que la canción se ha convertido en manos de la Disney y su Rey León.

Es muy sencilla: probad a pensar en el sentido que “Wimoweh” podía tener para un matrimonio de militantes comunistas norteamericanos, en los años cincuenta, acosados por el mcarthysmo, al poner esa canción en su pick up, por la noche, para que sus hijos se durmiesen.

De esta manera, hasta la posterior letra de la canción de los Tokens, de repente, se puebla de otras junglas y de otros leones:

In the jungle, the mighty jungle
The lion sleeps tonight
In the jungle the quiet jungle
The lion sleeps tonight

Near the village the peaceful village
The lion sleeps tonight
Near the village the quiet village
The lion sleeps tonight

Hush my darling don’t fear my darling
The lion sleeps tonight
Hush my darling don’t fear my darling
The lion sleeps tonight

Cuando oigo esta canción en la cola de un supermercado, o en la galería de un centro comercial, siempre me divierte pensar en que todas las compras de esa gente, en ese preciso momento, tienen como fondo un mensaje de peligrosa propaganda política. Claro que, visto desde el otro lado, supongo que el resultado es más bien triste: la definitiva capitulación, o neutralización, de un significado. Lo cierto es que “Mbube/Wimoweh/The Lion Sleeps Tonight” es un ejemplo acelerado, en apenas unas décadas, de lo que la historia hace con un objeto artístico.

Aquí se puede ver un fragmento de un documental de la PBS sobre Seeger. La imagen de Seeger, en buena parte gracias a él mismo, se ha suavizado bastante hasta convertirse en la de un apacible patriarca de la música folk estadounidense, “por encima de las ideologías”.

El caso de Seeger resulta especialmente interesante para pensar en cómo actúan los mecanismos de la neutralización ideológica, y en qué consiste la materialidad de los significados, la especificidad histórica, de un objeto artístico. Aquella ligazón que exigía Brecht, en  “Las cinco dificultades para decir la verdad”, y que los idealistas borran de un plumazo denominándola “circunstancias”. En esa idealización cayó Seeger (“mis canciones pueden significar lo que cada persona quiera”), o fue obligado a caer, debido a la censura. De ahí que sus canciones tengan ese aire ambiguo y eterno, general, capaz de aplicarse a tantos contextos. El peligro de la censura no reside únicamente en las mutilaciones que opera, sino en la forzada “espiritualización”, indefinición, a la que obliga.

Esa ambigüedad, por otra parte, qué duda cabe, es la que ayuda a la posterior recuperación de ese objeto, a su constante reactualización. Hoy he querido simplemente, por puro gamberrismo, rescatar uno de los significados que “Wimoweh” tuvo. Para tratar de romper así, por un momento, la ilusión de la etérea “pluralidad de significados”. Que no es sino la imposición de un sólo sentido, pero ahora privado. Cada persona es libre para atribuir  a la canción un sentido distinto, único, intransferible. Es decir: ninguno. Hoy quería inyectar algo de materia histórica, de “sucias circunstancias”, a esta canción considerada hoy como un tema completamente “inocente”, para niños. No se trata, claro está, de ninguna “forma original” de la canción. Sino simplemente de un pequeño significado colectivo que la canción, un día, para un cierto número de personas en este país, tuvo.

En fin, son sólo unas notas, esto habría que elaborarlo mucho más.

Para terminar, otras canciones y versiones de Seeger que seguro que todos conocemos:

“Turn, Turn, Turn”: del Eclesiastés a los Byrds. En medio, Seeger.

“If I Had a Hammer”:  el martillo también se suavizó con el correr de las versiones. En todo caso, hay que reconocer que la de Trini López es adorable.

einbahnstrasse.wordpress.com

Deja un comentario