British Petroleum, una historia de negligencia y desastres

British Petroleum, una historia de negligencia y desastres

Con una “sensibilidad” tan fría y anodina, que nada tiene que envidiarle al general estadunidense Stanley McChrystal cuando le ha tocado “lamentar profundamente” los “daños colaterales” por el asesinato de civiles en Afganistán, el gigante British Petroleum (BP) se ha comprometido a indemnizar a las “víctimas legítimas” (sic) del interminable derrame de petróleo frente a las costas de Estados Unidos. Pero, si hasta el momento han sido presentadas ya ocho demandas colectivas contra BP, el expediente de la indemnización podría estar listo entre cinco y diez años, según reporta desde Londres el corresponsal de Le Monde, Marc Roche. Recuerda que, como muchas otras transnacionales, BP maneja su propia aseguradora, si bien su responsabilidad en la explosión y naufragio de la plataforma Deepwater Horizon sea repartida con las demás empresas de servicio involucradas.

Además, la plataforma era alquilada a Transocean, firma suiza de perforación basada en Houston, encargada de la producción y la seguridad de Deepwater Horizon, valuada en 560 millones de dólares. También podrían verse comprometidas tres firmas de EU: Hydroil y Cameron International, filial de GE Oil, que proveyeron los obturadores antierupción destinados a proteger los equipos contra la enorme presión en las profundidades, y la infaltable Halliburton, que cimentó los aparatos de sondeo. Curándose en salud, la firma ya dijo que era “prematuro e irresponsable” especular sobre las causas del desastre, aunque las autoridades estadunidenses ya han atribuido la culpa a la “negligencia”. De acuerdo a expertos de la aseguradora inglesa Lloyds, el costo de la contaminación podría variar de 3 a 12.5 mil millones de dólares, mientras que la neoyorkina Sanford Bernstein &Co sitúa los costos en al menos 8 mmdd.

Y mientras asistimos en las noticias a la muerte de millares de aves y animales en la gran trampa de petróleo en que se ha convertido el golfo de México, salen a la luz revelaciones sobre problemas en el funcionamiento de Deepwater Horizon ¡desde junio de 2000!

Según la agencia federal Minerals Management Service, encargada de administrar las concesiones petroleras offshore, el yacimiento sufrió fugas importantes causando contaminaciones marinas de 2002 a 2005. Pero en 2009 , BP dio un informe optimista sobre dicha plataforma a la agencia federal: “Es improbable que pueda producirse un accidente de contaminación petrolera en la superficie o a profundidad”.

BP ya había burlado gravemente las reglas de seguridad en su funcionamiento, lo que llevó a la explosión de la refinería de Texas City en 2005 (15 muertos, más de 800 heridos) y a la contaminación de Prudhoe Bay (Alaska) en 2006, el peor desastre hasta ahora en la historia de EU.

Irene Selser

Deja un comentario