«En México nos hace falta una renovación política a fondo»

El autor aborda en esta novela la violencia y el narcotráfico, la corrupción del poder y de la sociedad de su país, entre la comedia, el esperpento y la tragedia

«En México nos hace falta una renovación política a fondo»

México hace ya mucho tiempo que dejó de ser «La región más transparente» para convertirse en un infierno terrenal, no sólo por sobrepasar los veinte millones de habitantes, sino porque allí tienen reflejo multiplicado los grandes males de la nación. El autor mexicano explora esos territorios en «Adán en Edén» (Alfaguara) y configura un texto que va de la comedia a la tragedia y al horror con un sentido del humor próximo a la farsa y al esperpento. «Yo tenía problemas para escribir sobre la actualidad -confiesa a ABC- pues no es fácil empresa, y quise hacerlo de una manera insólita, a través de Adán Gorozpe, un hombre que ha ascendido socialmente gracias a un braguetazo y que además logra multiplicar la fortuna de su nueva familia». La novela está plagada de situaciones y personajes abyectos, en especial el alter ego de Gorozpe: su tocayo Adán Góngora, porque «es la parte turbia del alma la que mejor nos retrata. No es que miremos todos a los malditos, pero son más interesantes que los buenos».
El PRI rompió el pacto
Ese paisaje infernal en el que se entremezclan la violencia, el narcotráfico y la corrupción a todos los niveles «comenzó a gestarse después de la matanza de Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968, cuando el PRI rompió el pacto al ordenar el presidente Díaz Ordaz que se matara a centenares de estudiantes -afirma Fuentes-. El PRI no era democrático pero hasta entonces le perdonábamos sus faltas, porque nos dio educación y además nos facilitaba el comercio y la industria. La mejor elección la hizo el presidente Zedillo muchos años después, cuando reconoció la derrota electoral del PRI en el año 2000 y permitió que le sucediera Fox, candidato del PAN».
A juicio del novelista, «el PRI no supo evolucionar hacia posiciones inequívocamente democráticas y el PAN nació para estar en la oposición, porque carece de las bases obreras de aquél, pues lo integran las clases medias y altas. A mí me gustaría tener un partido socialcristiano y otro socialdemócrata y no tres, como ahora. El PRI está desarticulado. En México tenemos que rehacer las relaciones partidistas porque nos hace falta una renovación política a fondo, y no veo respuestas. Las respuestas son reponsabilidad de todos: de los políticos, los empresarios, los trabajadores, los banqueros…».
En cuanto al futuro, Fuentes advierte «un problema muy serio con Estados Unidos, porque allí cada vez se necesita menos mano de obra inmigrante y muchos van a tener que regresar. De manera que los 60 millones de jóvenes que ahora tienen menos de treinta años empezarán a plantearse de otra forma qué hacer con su futuro, o dónde ir, porque el «sueño americano» ya no va a ser posible: no hay oferta y tampoco hay un pacto social para 110 millones de habitantes. Creo que la única salida es la creación de infraestructuras: presas, carreteras, puentes, etc., porque nos son muy necesarias. Y además tenemos la mano de obra y la inteligencia para hacerlo… ¿por qué no lo hacemos? Es cuestión de voluntad política»concluye.

TULIO DEMICHELI |abc.es

Deja un comentario