Sueños

Sueños

Uno. Hay que permitir la inversión de particulares en el sector energético. Que las colosales sumas de dinero que se necesitan para explorar los yacimientos en el Golfo las pongan inversionistas privados. Ellos serán quienes arriesguen sus capitales. Si encuentran petróleo, le darán un porcentaje de sus ganancias al Estado mexicano. Si no encuentran nada, pues ni modo, es su problema. Este esquema ya lo aplicó Brasil y le está dando resultados económicos espectaculares. Nosotros, por el contrario, seguimos con los brazos cruzados mientras yanquis y cubanos, que ya nos llevan una delantera insalvable, se preparan para succionar el petróleo que nos tocaría. Ah, y que la electricidad la produzca y la comercialice quien quiera: si en mi casa pongo rejillas solares y me sobra energía, pues se la vendo a mis vecinos y sanseacabó.

Dos. Hay que permitir que los trabajadores de México se puedan afiliar al sindicato que les venga en gana y acabar con esas centrales “únicas” que acaparan, como auténticos monopolios, las cuotas de los obreros sin rendir cuentas a nadie. La clase trabajadora, en un país libre, no está sometida a los designios de los líderes absolutos y sus camarillas sino que puede participar verdaderamente en la vida sindical.

Tres. Hay que acabar con los monopolios económicos y abrir totalmente los mercados.

Cuatro. Hay que garantizar el derecho a la propiedad privada creando leyes que impidan las “invasiones”, las “ocupaciones”, las “expropiaciones” y todas aquellas prácticas que no brinden la certeza jurídica que necesitamos los mexicanos para invertir y crear riqueza.

Cinco. Hay que emprender una auténtica revolución educativa. Los maestros que no sepan enseñar, que se apliquen y que se actualicen. Que vuelvan a las aulas los miles de zánganos, mantenidos con los impuestos de los ciudadanos, que ahora llevan a cabo “labores sindicales”. Y que los chicos puedan estar más horas en los colegios: que aprendan ajedrez y dibujo y lenguas extranjeras por las tardes.

¿Qué partido político propone todo esto? Ninguno.

Roman Revueltas Retes/mileniodiario

Deja un comentario