Sol y agua impulsan autos

Sol y agua impulsan autos

Químicos de la Universidad Emory, EU, en colaboración con el Institut Parisien de Chimie Moléculaire, han desarrollado el más potente método hasta ahora conocido para separar el hidrógeno del agua por medio de luz solar, y emplearlo como combustible en vehículos de motor. El reporte sobre este gran avance en la catálisis, o partición de la molécula, apareció este jueves 11 en la versión en línea de Science.

El agua, todos sabemos desde la primaria, tiene una molécula compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. En sencillos laboratorios escolares se logra separar estos gases empleando, para el proceso, electricidad. Así obtenido, el hidrógeno resulta caro y difícil de producir en un vehículo. Pero si la electricidad se obtiene del sol el subproducto, luego de romper la molécula e inyectar el hidrógeno a un motor de explosión similar a los actuales, será oxígeno.

El proceso se denomina oxidación del agua por catálisis, (carbon-free molecular water oxidation catalyst: WOC), y es a la fecha el más rápido. El autor principal de la nota es el estudiante Benjamin (o Qiushi) Yin. Los fondos para el proyecto los puso el Departamento de Energía de EU y se realizó en el laboratorio de Craig Hill en Emory.

Si la separación del hidrógeno que compone el agua libera el oxígeno, la combustión deja como residuos algo más de agua que se recicla para nueva catálisis. El modelo fue la fotosíntesis, proceso por el que las plantas toman su energía del sol. El equipo logró duplicar la eficacia del proceso natural. “Por décadas, los científicos han estado tratando de imitar a la Madre Naturaleza y crear un WOC por fotosíntesis artificial”, así han creado más de 40 sistemas, todos con limitaciones importantes. Hace dos años, Hill y sus colaboradores desarrollaron el primer prototipo que llenó los requisitos para su empleo en motores y además trabajó más rápido que los WOC entonces conocidos. Pero ese prototipo empleaba rutenio, un elemento caro y raro. El reportado este viernes usa cobalto, abundante y económico.

Siempre que escribo sobre el futuro próximo de los autos impulsados por hidrógeno del agua recibo ácidos comentarios de amargados antiimperialistas que ven a un pobre ingenuo que ignora la maldad de los intereses petroleros. Por suerte, los fabricantes de autos no hacen los mismos cálculos y sus pistas de pruebas ya ven pasar bólidos que no deberían existir, según los globalifóbicos y pejefílicos, pero existen y corren. Para salir al mercado aún debe resolverse la provisión de hidrógeno, gas de manejo riesgoso, así que los investigadores se han afanado por emplear el hidrógeno más inocuo, que es el presente en la molécula del agua, aislarlo por catálisis, y la energía para ésta tomarla del sol. El primer sistema útil es el de Yin.

Contra la opinión de los “expertos” en las tenebras del imperialismo, algunos fabricantes de automóviles de hidrógeno son:

– Honda: Honda FCX Clarity
– BMW: BMW Serie 7
– Chrysler: Mercedes Benz Necar 5
– Ford: Ford Focus FCV
– General Motors: Hy-wire, HydroGen3
– Honda: Honda EV Plus
– Hyundai: Hyundai Santa Fe FCEV
– Mazda: Mazda RX-8[1]
– Nissan: Nissan X-Trail FCV
– Toyota: Toyota Prius
– Volkswagen

Vea el precioso modelo (y odie al mundo que no es como debería) en http://mx.autocosmos.yahoo.net/noticias/22756/vehiculos-de-hidrogeno.asp…

Quienes viven de recetas ideológicas fosilizadas en un par de neuronas, olvidan que las fuerzas del mercado son más vigorosas que las de intereses particulares, así sean los de las petroleras multinacionales.

El sistema de catálisis Emory-París llega en buen momento, cuando BioScience de marzo previene que el etanol obtenido de maíz, no sólo nos deja sin tortillas, sino resulta peor opción que la gasolina, pues emite más dióxido de carbono que los combustibles derivados del petróleo.

Para mayor información sobre energía sustentable:

http://www.emory.edu/home/news/special/green-energy/

Luis Gonzalez de Alba/mileniodiario.com.mx

Deja un comentario