Quedate en Madrid

Quedate en Madrid

Madrid, vaya día para vivir aquí… por todos los siglos le duele. No hay zona postal que se salve ni distrito que lo soporte. Pasado, presente y futuro. Menudo desafío tener que luchar con la historia. Los cromos y la bisutería de un club que lleva su apodo fallaron. La realeza perdió, el pueblo respondió. Pero Madrid debe estar dispuesta a pelear contra sus recuerdos. El dinero y la responsabilidad mandan en Europa y obligan. Que sepas que no es tuyo el tiempo. Las personas, los equipos y los triunfos van y vuelven, de eso se trata el futbol, la vida, la música y, desde luego, esta carta escrita en un iPhone. Qué sería de don Alfredo, Puskas, Gento, Hugo y Butragueño sin un himno que presumir o una letra que cantar. Qué difícil ser madrileño sin merecerlo, padecerlo ni confesarlo.

Después de una noche tibia en pleno invierno castellano donde moriste de frío. Debe dar miedo llevar tu gentilicio. Tanta grandeza espanta vestida de blanco. Cobarde futbol madrileño que no supo defenderte. Pero que ciudadanía tan dulce es saber que tú estas aquí cada mañana para leer, respirar, existir, contar y saber que me crees lo que escribo. Eso espero. Sin ti no hay noticia, debate ni ilusión de escribir, seguir aquí, mirar o esperar. Que se olvide el futbol de la palabra querer cuando un madrileño decida llorar por ti. Te has vuelto una fecha para ganar, un destino y un lugar que no merece el verbo perder. No tiene caso exigir ni vale la pena reclamar. Madrid, no tienes la culpa tú, sino quien te hace sufrir.

Por eso vale la pena luchar y aunque hoy parezca duro vivir aquí, hay canciones y lugares por los que se puede volver a comenzar. Me gusta escribir de Madrid, porque sin estadio ni futbol, tiene sentido vivir aquí.

Jose Ramon Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario