Narcoguerra, ¿con magia?

Narcoguerra, ¿con magia?

¿Qué pasaría si el Secretario de Energía anunciara que resolverá la crisis energética usando máquinas de movimiento perpetuo?

Simple: quedaría en ridículo. La segunda ley de la termodinámica establece que el movimiento perpetuo es imposible. Quien afirme haberlo logrado es un tonto o un farsante.

Pero cuando la Secretaría de la Defensa Nacional insiste en usar el “detector molecular GT-200”, de la empresa Global Technical Ltd. para buscar drogas, armas o explosivos… los medios no reaccionan.

El detector es completamente inútil. El 17 de febrero publiqué una columna al respecto, basándome en información confiable de Andrés Tonini y otros escépticos. Pero el lunes pasado MILENIO publicó una nota de Ignacio Alzaga: “Halla Ejército 10% de armas ilegales con detector GT-200”. Reporta que la Sedena afirma que desde que comenzó a usar el aparato ha decomisado 94.6 toneladas de mariguana y casi dos de cocaína y 5 mil 367 armas.

La Sedena cayó en un engaño. Los GT-200 “funcionan mediante la resonancia molecular de las sustancias, usan energía del cuerpo humano, (y) no requieren baterías”. Nada de eso tiene sentido. El aparato, y su gemelo el ADE-651, han sido exhibidos como fraudes en Estados Unidos e Inglaterra. Falta investigación en los medios y espíritu crítico ante este tipo de notas.

La Sedena ya había hecho el ridículo cuando en marzo de 2004 un avión de la Fuerza Aérea grabó en Campeche un video de supuestos ovnis y recurrió a Jaime Maussán como si fuese investigador científico.

Lo grave es que se está desperdiciando el dinero de nuestros impuestos (cada GT-2OO cuesta 350 mil pesos o más) y se está confiando un asunto de seguridad nacional a una varita mágica.

¿Y el 10% de éxitos? Fácil. El ejército está realizando revisiones constantes, en lugares razonables. Esas revisiones al azar darán siempre un cierto porcentaje de aciertos… por azar.

Un lector de Ciudad Juárez muestra que fácil es descubrir la falacia: “si detecta armas, cómo es que no reacciona a las que ustedes traen colgadas, si están más cerca?”, dijo a los soldados. A veces basta con un poco de sentido común. En este caso, hay mucho más: datos duros.

Martin Bonfill/mileniodiario

lacienciaporgusto.blogspot.com

Deja un comentario