Mi única razón de odio a los judíos

Mi única razón de odio a los judíos

 

¿Se lo dirán también a las feas?

 

Si realmente todos fueramos como los judíos radicales no nos sucedería lo que alarma en la tremendamente racista de corazón sociedad americana (del norte) donde el número de nacimientos no blancos alcanza el 48%

 

En realidad desconozco el motivo por el que históricamente se odia a los judíos pero han arrastrado consigo siempre el germen del desprecio. Puede ser, quizá, que siempre han conseguido triunfar socialmente habiendo sido expulsados más de 80 veces desde el año 250 hasta 1948. En España, viendo venir una expulsión, se prohibió en 1268 la fea costumbre de juntarse en viernes Santo para apedrear las casas de los judíos en Toledo pero al final les echaron los reyes católicos y los echaron (a la hoguera) los alemanes después de que tuvieran un gran poder económico en la Alemania de los años 30. Pero en Rusia en el SXVII eran pobres, y también eran odiados (será el olor de la misma manera que los barrios hindúes huelen a curri).

 

Tampoco podemos buscar la explicación histórica en que fueran ellos quienes mataron a jesucristo, porque sin muerte no habría resurrección (aparte que la Iglesia, siempre a tiempo, exhoneró al pueblo judio en 1963 de la muerte de Jesus) y tampoco nos importa mucho que durante años se hayan denominado a sí mismos como “el pueblo elegido” porque no nos gustaría cambiarnos por ellos.

 

Después, en una decisión un tanto drástica, les dieron un terrenito un poco seco que convirtieron en un vergel al que después están intentando anexionar unas zonas palestinas residenciales a golpe de mortero (quizá es el advenimiento de un nuevo éxodo) y eso no les hace tener muchos amigos más allá de sus fronteras.

 

Claro que yo no soy palestino, ni me importa mucho a quien mataran los tatarabuelos de los israelitas ni si se creen los ombligos del mundo o la economía moderna.Mi única razón de odio a los judíos

 

Yo sólo se que muchas mujeres odian a Bar Rafaeli por ser tan espectacularmente guapa y yo a los judios ultraortodoxos por no dejarla casarse con un infiel (como pudiera ser yo si es que nos cruzamos después de que deje a un tipo que no sabe nadar porque se ahogó en el Titanic). Al menos ahora ya he encontrado una razón.

 

Pd: los turcos, esos que quieren entrar como sea en el marco de las libertades modernas de la unión europea penalizarán por ley las inseminaciones de sus mujeres turcas (que no sé por qué me las imagino erroneamente siempre con bigote) de esperma “extranjero”. Viva la modernidad. Ahora, gaseemos a unos cuantos kurdos.

Deja un comentario