Limpieza

Limpieza

Desde la eliminación y el chasco del pasado miércoles, he perdido el entusiasmo que me nació después de ver el partido Real Madrid-Sevilla. Intento atar cabos sueltos y siempre termino con el mismo nudo. Lo siento por los forofos y los cegatos de la pasión futbolera. El nudo se llama Raúl. Cuando se vaya, que será en el siglo XXII, se arreglarán los desajustes del vestuario.

Me ha sorprendido la escasa importancia que la muy parcial prensa deportiva madrileña y madridista concedió a la indiscreción de Schuster. Si no hubiera sido por las malas artes de Raúl y sus cómplices en aquella ocasión, Calderón y Mijatovic, Villa sería hoy futbolista del Real Madrid. A mí se me antoja de una gravedad sin precedentes. Ramón Calderón le ha contesta- do a Schuster acusándolo de desleal, pero no de mentiroso. Todo se termina sabiendo, aunque sea de Raúl.

Cicinho, el brasileño, ha declarado que se fue del Real Madrid porque en su vestuario el único que mandaba, dirigía, im- ponía y vetaba era Raúl. Sólo Luis Aragonés se atrevió a mandarle a freír monas. Y Vicente del Bosque, que ya lo había sufrido, no va a caer en el error de recuperarlo. Está Villa, está Güiza, está Llorente, está cualquiera.

A Luis Aragonés no le salió mal la limpieza. Campeones de Europa. Y Vicente del Bosque, con el vestuario aireado y limpio, dirige una selección casi perfecta. Raúl lleva seis años de decadencia profunda y de ascendencia influyente y nefasta. Pienso en el Real Madrid con Villa –Florentino, por una ridícula cantidad, lo dejó en el Valencia–, y me asoman de los ojos lágrimas de envidia.

Terminará en el Barça.
Un vestuario sucio impide el buen funcionamiento del equipo. La Liga es un plato complementario. Cuando se vaya Raúl, volverá la armonía al Real Madrid. Florentino, Valdano, Butragueño, Pardeza, Ramón Calderón, Mijatovic, Schuster, incluso Pellegrini… ¿Por qué ese temor a Raúl? ¿Sabe cositas? No lo entiendo.

lfonso Usia/larazondigital.es

Deja un comentario