Legionarios de Cristo, llegó el día de pedir perdón

Legionarios de Cristo, llegó el día de pedir perdón

De muy buena fuente se hace saber que, quizá este mismo viernes, el director general de los Legionarios de Cristo, Álvaro Corcuera, pedirá desde Roma el perdón por todos los males que causó en vida el padre Marcial Maciel.

Álvaro Corcuera no sólo se disculparía ante las muchas víctimas del fundador y guía por décadas de los Legionarios, sino que se deslindaría de él. Marcaría un antes y un después del padre Maciel.

Habrá que escuchar con cuidado la disculpa. Apenas el jueves 18, escribí aquí que tendría que ser oportuna e incontrovertible: que no dejara lugar a la ambigüedad, que reconociera la complicidad de la Legión en esta historia de abuso sexual, encubrimiento, difamación, arrogancia.

La premisa de la oportunidad se cumpliría hoy, o en las próximas horas. Significaría que Álvaro Corcuera (creo que es un hombre de bien) no apostó por la ruta legal-burocrática, por esperar los resultados de la investigación ordenada por el Vaticano, que podrían tomar varios meses. Sería un manejo sensible de los tiempos. Habría que reconocérselo.

Para quienes desde el periodismo hemos seguido el caso por 14 años, la disculpa será, entre muchas otras cosas, la consumación de una de las mayores victorias éticas y culturales que nos toque atestiguar en nuestras carreras. El triunfo de un pequeño grupo de hombres honestos y valerosos. Y el derrumbe final de un mito que apantalló como pocos a las élites mexicanas, que de alguna forma tendrían también que pedir perdón y resarcir algunos de los daños ocasionados por la forma ciega con que apuntalaron a Maciel.

Quedamos a la espera de un mensaje que puede, debe ser histórico. Llegó el día.

Ciro Gomez Leyba/mileniodiario

Deja un comentario