Incomprensible economía sostenible

Incomprensible economía sostenible
EL Gobierno dice que hay que ahorrar. Será en botica, porque en derroches propagandísticos, ni se sabe lo que ha despilfarrado en banderas por las esquinas para celebrar su último Consejo de Ministros en Sevilla. A lo mejor van a ir llevando el Consejo conforme vaya haciendo falta por la geografía de las encuestas adversas para el partido gobernante. Aunque lo de gobernante es un decir. Una cosa es estar de okupa en el gobierno y otra gobernar.
El Gobierno ha remitido a las Cortes el Proyecto de Ley de Economía Sostenible. Lo he leído en la referencia del Consejo. Y he llegado a la conclusión de que me pasa con la Economía Sostenible como lo que contaba don Fernando Lázaro Carreter sobre el lenguaje iniciático del fútbol y la jerga de sus cronistas. Decía Lázaro que con la jerga futbolística podía llegar a ser ininteligible nuestra propia lengua. Ponía como ejemplo un titular de la época en el «Marca»: «Los colchoneros conquistaron un valioso positivo en La Rosaleda». Don Fernando lo analizaba: «Yo sé lo que es un colchonero, un señor que fabrica colchones. Y sé lo que es conquistar, ganar mediante operación de guerra un territorio. Sé que valioso es lo que vale mucho. Positivo, lo cierto, útil o práctico. Y sé que rosaleda es jardín con muchos rosales. Bueno, pues aunque que conozco todas y cada una de las palabras, no comprendo ese titular del «Marca», ya que supongo que no querrá decir que «los fabricantes de colchones lograron mediante operación de guerra algo práctico y de mucho valor en el jardín donde se cultivan las rosas»».
En el texto de la Ley de Economía Sostenible he comprendido mucho menos que Lázaro Carreter en su ejemplo futbolístico. Pone la mentada referencia del Consejo: «La Ley de Economía Sostenible se articula a través de medidas horizontales que se aplican tanto a agentes públicos como privados y nace con un doble objetivo fundamental: Mejorar la posición de salida de la crisis económica; Reorientar la actividad económica hacia sectores con potencial de crecimiento a largo plazo, generadores de empleo y sostenibles desde un punto de vista económico, social y medioambiental, reforzando al mismo tiempo los elementos más sólidos y estables de nuestro modelo productivo. Esta Ley es la pieza central de la Estrategia para la Economía Sostenible, un plan global de reformas estructurales que tiene como finalidad modernizar el patrón productivo e impulsar la recuperación de la economía española por una senda de crecimiento equilibrado y generador de empleo».
-¡La gallina!
El parrafito se las trae. ¿Estará escrito en castellano? Porque no he entendido nada. Ni papa. Yo sé lo que es una medida y sé lo que es horizontal, como un póstumo homenaje al crucigramista Cova, ya saben, verticales y horizontales. Pero no tengo ni idea de qué puedan ser las «medidas horizontales». ¿Las que el flojo de ZP manda que se tomen cuando está tumbado en la cheslón de su despacho? Y sé qué son los «agentes públicos»: serán los agentes de la circulación, los antiguos guardias de la porra, vamos, los policías de Movilidad. Y los «agentes privados», pues los de la propiedad inmobiliaria, los agentes comerciales colegiados, los agentes de aduanas. ¿Pero qué tienen que ver el guardia de la porra y el agente de aduanas con los remedios a la crisis? ¿Y los «sectores con potencial de crecimiento a largo plazo, generadores de empleo y sostenibles desde un punto de vista económico, social y medioambiental», qué leches serán? ¿Y cuáles «los elementos más sólidos y estables de nuestro modelo productivo»? ¿El cemento, el hormigón armado? En absoluto. En estas cuestiones, todo lo que huela a ladrillo es pecado. Lo único que he entendido de la incomprensible economía sostenible es lo que pone de la senda. Querrá decir que con esta verborrea vamos todos juntos, y ZP el primero, por la senda que lleva a los seis millones de parados. ¡Qué pico de oro tiene este gachó para no hacer lo que hay que hacer!
Antonio Burgos

Deja un comentario