Exorcista atestiguó muerte de Marcial

Exorcista atestiguó muerte de Marcial
En los aposentos también estuvo un exorcista para asegurarse de que el alma del padre no estaba tomada por algún espíritu demoniaco

 

CIUDAD DE MÉXICO.- En el cuarto de Maciel se juntaron Álvaro Corcuera, actual director general de los Legionarios de Cristo; Luis Garza Medina, vicario general; Evaristo Sada, secretario general; Marcelino de Andrés, a quien el fundador de la orden dejó el encargo de entregar un fideicomiso a sus hijos; Alfonso Corona, uno de los superiores; John Devlin, secretario personal del fundador, y dos mujeres de nombre Norma.

En los aposentos también estuvo un exorcista para asegurarse de que el alma del padre no estaba tomada por algún espíritu demoniaco.

De esta manera, el diario El Mundo narra los últimos momentos de Marcial Maciel, fundador de Los Legionarios de Cristo, quien falleció el 30 de enero del 2008, sin haber pedido perdón por las prácticas pedófilas que llevaba a cabo.

Maciel tenía al menos cinco identidades. A dos años de su muerte se conocen las de Raúl Rivas y Jaime Albero González Ramírez; padre de hijos en México, España, Inglaterra e incluso Suiza.

Por esa razón se explica que muriera en Houston, Washington, Jacksonville (Estados Unidos) y Cotija (México), todas a la vez.

Pero hasta ahora no se han esclarecido los motivos de su muerte. Algunos legionarios afirmaron que padecía cáncer de hígado, otros comentaron que en el 2003 había sufrido una operación a corazón abierto, y unos cuantos más afirmaron que sufría de demencia senil.

La versión verdadera era que había muerto en Estados Unidos y sus restos llevados a Cotija, en México.

“Con la paz que siempre llenó su alma, partió hacia su destino eterno el día 30 de enero en Estados Unidos”, anunció aquel día Álvaro Corcuera.

“Una pequeña casa con unos 10 u 11 legionarios, organizada ex profeso para el descanso de su fundador un año antes de que éste muriera.

El 30 de enero del 2008, la población de la casa se vio repentinamente incrementada en, al menos, ocho personas, fue en ésta donde, todos reunidos, pidieron los servicios de un exorcista”, según el diario.

Deja un comentario