El Mundo Today: Sociedad

APENAS PUEDE MIRARLA A LOS OJOS

Lee el diario de su hija y ahora sabe cosas que preferiría no saber

María Carranza ya no puede mirar a los ojos a su hija Tere, de 15 años, sin recordar algunas de las frases que leyó la semana pasada mientras limpiaba la habitación de ésta. Movida por la curiosidad y, sobre todo, por “el interés propio de una madre”, María se atrevió a leer el diario íntimo que escribe su hija. Lo que allí encontró no le ha dejado dormir desde entonces: “Y no porque la protagonista sea mi pequeña, sino porque he aprendido cosas que ni siquiera sabía que existían o podían hacerse”, admite.

El Mundo Today: Sociedad“El otro día hice lentejas para comer y ella se puso a quejarse como hace desde que es una cría. En mi cabeza sólo resonaban algunas frases que ahora no quiero repetir y estuve a punto de decirle: ‘Hija, no te pongas fina con las lentejas después de lo que te comiste el viernes’. Francamente, creo que hubiera sido mejor respetar su intimidad. Ojalá nunca lo hubiera hecho, ojalá”, se queja. Pese a todo, ahora que ha dado el primer paso, María sigue leyendo diariamente los pensamientos y ambiciones más profundas de su hija. “Y, por lo que se ve, sabe mucho de cosas profundas. Y todos sus amigos también”.

“Creo que aún podría quedar algo de esa niña que era hace un tiempo. Sólo tengo que buscar un poco más. Estoy pensando en mirar los mensajes de texto que hay en su móvil: seguro que con lo que lea allí me quedo ya más tranquila”, dice la madre cargada de esperanza. “O quizá podría revisar su correo electrónico y hacerme amiga suya en Facebook, a ver qué hace. Creo que en esos entornos se comporta más como es ella, como una chica inocente y cándida”. El convencimiento de María es tal que está empezando a cuestionar la veracidad de las experiencias que se relatan en el diario de su hija: “Es un señuelo, sobre todo lo del sexo y tal. En una niña de su edad sólo puede ser eso. Oye cosas y luego las escribe al tuntún. Esa es la explicación”.

Kike Garcia/elmundotoday

Deja un comentario