Drogadicto rico, drogadicto pobre

Drogadicto rico, drogadicto pobre

¿Sabía usted que el consumo de cocaína crack está penalizado 100 veces más que el de cocaína en polvo? Según una ley arcaica y racista, una persona con cinco gramos de crack recibe la misma sentencia que otra con 500 gramos de cocaína: un mínimo de cinco años de prisión.

¿Cuál es la diferencia? El crack es una versión adulterada de la cocaína, más barato de producir. ¿Por qué entonces el castigo es mayor por la posesión de la droga adulterada? Porque el crack tradicionalmente lo consumen los pobres y la cocaína los ricos.

Desafortunadamente, las diferencias económicas representan también diferencias de color, por lo que la ley se puede considerar racista. Podría ser también que quienes pasaron la ley consumían cocaína, o pensaron en la posibilidad de que lo hicieran algún día, pero nunca en la vida quisieran estar asociados con el crack, la droga de los negros. El 80% de quienes cumplen condena por posesión de cocaína crack son de raza negra.

Según un estudio del Pew Center on the States, uno de cada 100 estadounidenses adultos está en prisión. No debe sorprender que, con estas leyes, uno de cada 15 negros adultos cumple condena, y uno de cada nueve afroamericanos varones de entre 20 y 34 años. El segundo grupo más encarcelado es el de los hispanos, uno de cada 36 adultos latinos está entre rejas.

Si usted consume crack, no se desespere, el Senado acaba de pasar una ley para reducir la disparidad, haciendo que sean necesarios 28 gramos de crack para recibir la misma sentencia que 500 gramos de cocaína. Como dice el periodista Adam Serwer, la nueva ley “es racista una quinta parte de lo que solía ser”.

Algunos medios como el Washington Post celebran la nueva ley como una victoria. El presidente Barack Obama, quien hizo campaña para acabar con esta disparidad, apoya la ley porque es bipartidista. Ni siquiera el hecho de que el gobierno se ahorraría más de 500 millones de dólares del presupuesto penitenciario en los próximos 15 años sirvió para convencer a los republicanos de igualar las sentencias. Al final, el senador demócrata por Illinois, Richard J. Durbin, se olvidó de la pariedad que buscaba y llegó a un compromiso con los republicanos. El castigo por la posesión de crack quedaría entonces en un 20:1 en comparación con la coca en polvo.

El grupo The Color of Change (El Color del Cambio) está recogiendo firmas para pedir que se pase la reforma de ley que está en el Congreso, la cual igualaría la sentencia para ambas drogas.

Según el abogado defensor Gary G. Becker, El voto del Comité Judicial del Senado para “reducir” la disparidad de castigo entre cocaína crack y cocaína en polvo de 100:1 a 20:1 es un acto escandaloso, racista y políticamente motivado.

Según el consenso casi unánime, no hay ninguna base justificable para castigar la cocaína crack más duramente que la cocaína en polvo, y la proporción 100:1 era tanto arbitraria como irracional — hasta el Departamento de Justicia ha pedido la eliminación de la disparidad — el Comité Judicial del Senado establece un castigo igualmente insoportable, irracional, y arbitrario, uno que afecta desproporcionadamente a las minorías, destruye familias, y promueve la falta de respeto a la ley.

Isaac Hernandez

Deja un comentario