Desmontando a Maciel

Desmontando a Maciel
¡A ver si repetimos la orgia de anoche, cabronazo!
Una leyenda negra que puede distorsionar la verdad sobre Maciel
Las últimas noticias sobre Maciel no parecen suficientemente contrastadas

 

En México Sanjuana Martínez, y en España José Manuel Vidal, han publicado unos artículos sobre el fundador de los Legionarios, basados en informaciones poco contrastadas que no parecen veraces.

Sanjuana Martínez recoge el testimonio de Alejandro Espinosa, según el cual Maciel se dedicó al tráfico de drogas, poseía un gran capital a su propio nombre en las Bahamas y tuvo constantes amoríos con las señoronas de la jet mexicana. Espinosa, sobrino lejano de Maciel, tiene  todo nuestro respeto y consideración por haber sido víctima de abusos, pero no aporta ninguna prueba ni ningún indicio que nos ayude a creer sus afirmaciones sobre el fundador. Los hechos que narra parecen alejarnos del verdadero Maciel. Anteriormente, Alejandro Espinosa también había acusado a Marcial Maciel de ser responsable de la muerte del Obispo Guizar y Valencia. Le acusaba de envenenarle con cianuro,  pero no aportaba pruebas de ello.

Por su parte, Vidal ha recogido documentos de los dos supuestos hijos de Maciel que buscan reconocimiento. Leer la carta manuscrita que transcribe Vidal en su artículo nos llena de inquietudes: el estilo literario de los manuscritos que se fotocopiaban y recibíamos de vez en cuando en la Legión es mucho más cuidado y menos inculto que el de la nota al supuesto hijo que transcribe Vidal. Sí, también había faltas de ortografía, pero no tan gordas, y el estilo no era tan “mexicanazo”. Esa carta que publica Vidal nos recuerda más a las del volumen primero, en el que un Maciel seminarista de dieciséis años escribía a su madre. Sería de gran ayuda disponer de un facsímil de la carta.

¿Será que ni siquiera las cartas manuscritas de Nuestro Padre estaban escritas por Nuestro Padre? ¿Será que Maciel, además de doble vida, tenía realmente doble personalidad y cambiaba incluso su forma de expresarse? ¿O será que estamos ante una falsificación interesada para obtener los beneficios, sino de la herencia, sí de la publicidad?

El tiempo hablará, pero mientras tanto, debemos ser cautos para no dejarnos engañar ni por una leyenda negra que tergiverse la auténtica personalidad malévola del fundador, ni por la leyenda rosa que él mismo construyó con la complicidad de los legionarios, porque entonces nunca llegaremos a comprender quién fue Marcial Maciel.

www.todomaciel.wordpress.com

Deja un comentario