Comprender es un cierto tipo de extasis

Comprender es un cierto tipo de extasis

Más que buena memoria, conocimientos o intuición, el ajedrez requiere comprensión. Esto incluye el dominio no sólo de los factores inherentes a cada posición, sino de los temas, las variantes y las subvariantes que de ella se desprenden. Comprender es captar la esencia de una cosa, distinguir sus elementos, percibir su sentido y vislumbrar sus alcances. Se trata de un concepto que se aplica a los hechos y a las relaciones que hay entre los hechos. Para comprender hay que observar y meditar. Consiste en una especie de aprehensión de la realidad. El escritor Johann W. Goethe dijo: “Lo que no comprendemos no lo poseemos”.

La compresión de una posición en el tablero exige la valoración de sus características, lo que ocurre dentro de cierto límite de tiempo, en situación antagónica y en medio de una amplia gama de posibilidades. En ajedrez la valoración se relaciona con la noción de posibilidad. Según  Rudolf Spielman, “la fuerza de juego en ajedrez es la fuerza de evaluar las posibilidades”.

El genio crea, el talento comprende. El afán de comprensión abarca todos los ámbitos, incluidos el trabajo, las relaciones sociales y el amor. El pensador José Ortega y Gasset decía: “Entre las varias actividades del amor sólo hay una que pueda yo pretender contagiar a los demás, el afán de comprensión”. Es más, un proverbio árabe dice: “Quien no comprende una mirada tampoco comprende una larga explicación”. En el ajedrez, como en la ciencia, para pensar bien hay que comprender bien. El científico estadounidense Carl Sagan dijo alguna vez: “Cuando pensamos bien, nos sentimos bien. Comprender es un cierto tipo de éxtasis”.

Javier Vargas Pereira/eluniversal.com.mx

Deja un comentario