¿Cuánto tiempo les queda a los Legionarios de Cristo?

¿Cuánto tiempo les queda a los Legionarios de Cristo?

Ningún Legionario de Cristo, ni siquiera el director general, Álvaro Corcuera, espera buenas noticias.

El martes concluyó la fase de inspección ordenada por el papa Benedicto XVI “para conocer de cerca la vida y el trabajo” de la congregación. Desde mediados del año pasado, tres arzobispos y dos obispos se repartieron la tarea de visitar 120 comunidades legionarias en todo el mundo. Ahora enviarán sus informes a la Santa Sede.

En la página oficial de los Legionarios se informaba ayer que la evaluación del Vaticano “posiblemente llevará varios meses”. Y que sólo entonces el Papa dará las “indicaciones que considere oportunas y necesarias”.

Pienso que no es necesario esperar varios meses. La evidencia de los crímenes sexuales del fundador Marcial Maciel es aplastante. Dudo que en la Legión haya una mente honesta que dude de la culpabilidad de quien los guió entre 1941 y 2005. Y saben que vendrá una sanción de la Santa Sede, que puede ir del nombramiento de un comisionario vaticano a la extinción de los Legionarios.

Álvaro Corcuera no tiene que esperar para salir a pedir perdón público a las víctimas de Maciel. En especial a José Barba, Juan José Vaca, Saúl Barrales y demás integrantes del valeroso grupo que en 1997 corrió los riesgos y pagó los costos de denunciar al entonces invulnerable Mon Pere.

Una disculpa incontrovertible, que no deje lugar a la ambigüedad. Una que acepte la complicidad de la Legión en esta historia. Una disculpa oportuna, porque varias de las víctimas rondan los 80 años: para que valga, el perdón debe ser pedido en vida.

Creo que Álvaro Corcuera es un hombre de bien. Más allá de cuál vaya a ser su suerte después de la sanción vaticana, tiene que colocarse por encima del padre Maciel. Pronto.

Ciro Gomez Leyva/mileniodiario

Deja un comentario