Otro dictador

Otro dictadorCHÁVEZ ACABARÁ actuando a solas en la televisión, si es que deja alguna abierta. De momento el control de los precios, la purga de los medios de comunicación y de comercio, las expropiaciones en serie y exprés, y la estúpida presunción del personajillo dan miedo. Hasta el vicepresidente y su esposa, ministra, han dimitido ya «por causas personales». No porque el país esté en recesión, desabastecido de energía eléctrica, devaluado el bolívar a la mitad y con una inflación del 40%: la demagogia contra el pueblo lleva al abismo. ¿Qué sucederá en las elecciones de septiembre? La experiencia de Cuba no es alentadora. Ni los discursos musicalizados que dan alipori. Un régimen sin disidencia y sin libertad de expresión no es un régimen político, sino dietético: para vomitar. Salir de unos dictadores y tropezar con otros disfrazados le va a ir muy mal a Hispanoamérica. Si los gobernantes temen el ejercicio de la libertad será por algo. Los malos no son siempre de derechas; pero ególatras, sí. Y tontos, por supuesto. Como para decir que USA posee «armas de terremotos», mirando a Haití.

Antonio Gala

Deja un comentario