Microcuento

Microcuento

No sabia hasta donde podia llegar aquel cabron. Nunca supe tampoco sus intenciones. Yo era un inocente chamaco  que no sabia donde estaba parado. Pero cuando me quiso hacer comulgar con ruedas de molino, lo mate.

Deja un comentario