El poder cancerigeno de las colillas

El poder cancerigeno de las colillas

Los residuos del humo de tabaco que se encuentran en las superficies cotidianas o en los ceniceros, lo que se denomina “humo de tercera mano”, puede reaccionar con componentes químicos en el ambiente del aire interior para formar potentes carcinógenos, según un estudio del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en Berkeley (Estados Unidos).El trabajo, que se publica en la edición digital de la revista   «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS), sugiere que los niños son los que se exponen a un mayor riesgo por su contacto más frecuente con estas superficies.
Los científicos, dirigidos por Hugo Destaillats, examinaron la conducta de la nicotina expuesta al ácido nitroso (HONO), un contaminante común del aire, en los ambientes interiores y apuntan a posibles impactos perjudiciales para la salud de las reacciones   químicas resultantes.   Los investigadores estudiaron la nicotina absorbida por la celulosa como modelo y también analizaron el interior del camión de un fumador y descubrieron que los residuos de nicotina reaccionaban en seguida con el HONO para formar componentes conocidos como nitrosaminas específicas del tabaco. Varias de estas nitrosaminas han mostrado causar mutaciones en animales y otras se han identificado como carcinógenos conocidos.
Los científicos evaluaron la estabilidad en los interiores de las nitrosaminas y descubrieron que menos del 50 por ciento de los componentes se habían degradado por completo tras dos horas de la deposición del humo de cigarrillo.

El poder cancerigeno de las colillas

Según los investigadores, debido a que la mayoría de los mecanismos de exposición en humanos a las nitrosaminas se producen a   través del contacto con las superficies, como ropa, piel o   mobiliario, y el polvo, los bebés y niños pequeños podrían recibir   mayores exposiciones que los adultos.

medicina y sanidad/larazondigital.es

Deja un comentario