Bienvenidos al futuro

José Luis Salaz. José Luis Salaz.

Hace ya un tiempo que se habla de futuro, nuevas tecnologías y yo qué sé. Pues bien, ¡el futuro ya está aquí! Las nuevas tecnologías son una realidad. Los ordenadores forman parte de la vida rutinaria y hay personas que utilizan el teléfono celular para comunicarse entre sí. Ahora bien, si creen que el ordenador, el CD-ROM o el teléfono móvil son una cosa del futuro, prepárense, porque viene lo más fuerte…

Hoy en día los jóvenes utilizan aparatos muy sofisticados de la manera más inverosímil. Reproductores de música, televisores que emiten canales hasta ahora desconocidos, ordenadores que se conectan unos con otros mediante el Internet… y todo ello sin salir de casa.

Efectivamente, no hace falta salir de casa ni siquiera para adquirir estos aparatos, ya que, una vez se está conectado a Internet, se puede comprar todo desde el mismo escritorio. Basta con dar el número de su tarjeta de crédito y un señor le trae a su hogar todo lo que quiera comprar. Pagando, claro.

Si uno no sale de casa ni para ir a comprar o conocer personas desnudas, ¿para qué saldrá entonces?

Pero esto, que sin duda es un avance, tiene también sus contrapartidas. Porque si uno no sale de casa ni siquiera para ir a comprar o para conocer personas desnudas, ¿para qué saldrá entonces? Aumentará el sedentarismo y con ello las enfermedades del corazón y los gases. Esto conllevará un mayor gasto público en sanidad, que el Estado no podrá cubrir al cien por cien. Esto hará que se recauden más impuestos y que la gente esté más descontenta, con lo cual aumentarán la violencia y el racismo. Los negros volverán a sus países y nadie recogerá las hortalizas de los campos. El excedente en la producción hará bajar los precios y se cerrarán fábricas, aumentando el desempleo. La inseguridad y la tristeza darán pie al abuso de las drogas y el tabaco. Las familias, desestructuradas, serán proveedoras de niños desatendidos, prostituidos en muchos casos, y de mujeres golpeadas y violadas en grupo. Para hacer frente a esto el Estado tendrá que subir más los impuestos, y aumentar el gasto en fuerzas del orden.

A esto nos llevarán las nuevas tecnologías. Y esto, amigos míos, se llama comunismo.

El Mundo Today

Deja un comentario