¡Que se calle!

¡Que se calle!

Otra vez se le ocurrio al “pastor aleman” Ratzinger, ( ojala y no se moleste Rin-Tin-tin) condenar a los curas pederastas, pero ¿porque no los expulsa de sus iglesias y los manda a la carcel?,- serian una buena carne de cañon para muchos deprabados, ansiosos de nuevos culos dentro de sus cuatro paredes-.

Se quedaria la Iglesia Catolica sin una parte importante de su ejercito evangelizador. Pero mientras que no tome medidas, mejor que se calle su sagrada boca.

Deja un comentario