¿Y los Legionarios y el padre Maciel , Apa?

¿Y los Legionarios y el padre Maciel , Apa?

¿Soy yo o ya el ofrecimiento de disculpas ya no es lo que era? En los viejos tiempos, aquellos que cometían una barbaridad indigna y aberrante, aunque fuera involuntaria producto de un designio de los oráculos, simplemente se sacaban los ojos y se iban a Tebas a padecer tragedias inconfesables. Hoy se convoca a una conferencia de prensa, se pone cara de cadenero del Bar Bar y, con la virilidad de Tiger Woods, se piden perdones e indultos.

Claro, peor es ofrecer disculpas como Gomezpunk en Ciudad Juárez y luego recular en medio de un espectáculo como el de Mascabrothers. U ofrecer enmiendas profundas y salir con un puñado de programitas desnutridos y burocratizados como los de Calderón en Chihuahua.

En ese sentido, los que son un ejemplo en estas materias son los Legionarios de Cristo. En el Encuentro Juventud y Familia del Regnum Christi, el padre Evaristo Sada, secretario general, reconoció que “hemos cometido errores” y “debemos identificar las causas, asumir las consecuencias y corregir con determinación lo que haya que corregir para que no vuelva a suceder”. Conmovedor que después de años de proteger al padre Maciel de las maneras menos comedidas y cristianas, consintiendo su dedicación al ejercicio de la estimulación temprana, los Legionarios reconozcan compungidos sus defectos y externen su solidaridad con las víctimas de don Marcial, a las que hundieron en el linchamiento, la persecución y el descrédito por denunciarlo.

Quizá, para que sus disculpas no queden como las promesas de Jelipillo en la guardería ABC, o las de auxilio en Chalco del Gelboy Peñanieto, no estaría mal que los Legionarios de Cristo siguieran el ejemplo de la Arquidiócesis de Boston. Allí vendieron hasta las sotanas para pagar los 85 millones de dólares de indemnización a quienes sus padrecitos les aplicaron la metodología Succar Kuri. Así se podría valorar el verdadero nivel de su arrepentimiento. En estos días de bullicio materialista, pesa más una jugosa transferencia bancaria que las lágrimas de cocodrilo.

A riesgo de que quieran seguir siendo objeto de abucheos y mentadas como le ocurrió a la impopular góber priista de Yucatán, Ivonne Ortega, en una pelea de box, los Legionarios tendrían que destinar buena parte de las colegiaturas de sus caras escuelas para financiar la lucha contra pedófilos y apoyar a las víctimas de su gurú.

Digo, no los vaya acusar el ex presichente Fox de “echar la güeva” como dijo que hacían los gobernadores, supongo en referencia a los blanquiazules encabezados por Etilio González Márquez, que fueron bateados en la Tremenda Corte por querer guanajuatizar el DF.

Jorge Calixto Albarran/mileniodiario

Deja un comentario