Vivir como conejos asustados

Vivir como conejos asustados

En mi torcida visión de las cosas, los antros deberían estar abiertos todo el tiempo. ¿Por qué no? Digo, si te quieres juntar en casa con los amigos hasta las tantas —las cinco, las seis o las nueve de la mañana— lo haces y punto. ¿Qué diferencia hay entre emborracharte toda la noche en el domicilio del compadre o hacerlo en un Bar Bar? Pues, que te sale más caro pagar las copas en la cantina en vez de comprar las botellas en el súper y trincártelas en la mesa del comedor. Fuera de eso, una noche de juerga es un noche de juerga en cualquier lugar.

Ahora bien, si no te gusta la parranda pues tan sencillo como ponerte las pantuflas a las siete de la tarde y no salir a ningún lado. Supongo, ahí sí, que en tu dulce hogar afrontas menos peligros que si estás en la calle. Pero, ese es el problema, justamente. Son las ciudades las que deberían de ser seguras. Y esa seguridad la debes tener lo mismo en los bares que en las casas. Y de día y de noche. Porque, si los pobladores de algún territorio, para sobrevivir, tienen que permanecer en sus madrigueras cual conejos asustados esto significa que las cosas andan muy mal en ese lugar, que el orden público ha dejado de existir y que el Estado no puede siquiera cumplir la más elemental de sus responsabilidades, a saber, la de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

El hecho de que una ciudad sea peligrosa no tiene nada que ver con los horarios ni con los permisos de operación. Un borracho enfurecido puede matar a su cuñado o a su primo en la cocina y los padres crueles maltratan a sus hijos por las tardes —no de madrugada— y con el acta de matrimonio debidamente certificada por el señor cura.

Ah, y que no me digan que si un bar está abierto a las cinco de la mañana entonces tienen forzosamente que ocurrir asesinatos allí. Vaya relación de causa y efecto, señoras y señores. El problema es otro: en una sociedad podrida moralmente como la nuestra, te pueden matar en cualquier parte y a cualquier hora.

Roman Revueltas Retes

Deja un comentario